Recorremos Auschwitz, el mayor campo de exterminio del Nazismo.

blog_experiencia-viajes-veganismo-cracovia-polonia-auschwitz

Hace un par de semanas cumplí uno de los puntos más importantes del to do list de mi vida.

Los que estáis hartos de escucharme y leerme por redes sociales lo sabíais. Conocer Auschwitz era un sueño para mi. Yo sé que, dicho así, puede sonar frívolo. Raro. Pero este punto en concreto de la II Guerra Mundial me ha interesado a la par que horrorizado desde que vi por primera vez filmaciones de un campo de concentración en una clase de historia de la E.S.O.

Auschwitz y Birkenau, los campos de concentración y exterminio más conocidos de Cracovia, fueron el motivo por el cual volamos hasta Polonia. Ahora, dejadme que os cuente punto por punto todo lo que allí vivimos.

Contratar tour por Auschwitz y Birkenau

El primer día en Cracovia lo destinamos a Auschwitz. No sólo porque era realmente nuestro objetivo principal en Cracovia, sino porque no queríamos cerrar nuestro viaje con esa sensación triste y amarga que nos podría dejar visitar los campos de concentración.

Camino a Auschwitz-Birkenau...
Camino a Auschwitz-Birkenau…

Nosotros cogimos el tour por Musement, en concreto la ‘Excursión de 1 día al monumento conmemorativo Auschwitz Birkenau’. Tiene un precio de 39,10€ por persona y tiene la ventaja de que te recogen en Cracovia y te llevan a los campos en un minibús. En muchos de los otros tours tienes que encontrar tú mismo la forma de llegar, así que este es clave. Igualmente, os dejo en este enlace todos los tours que tienen por Auschwitz.

Después de un Taxi y un par de visitas a supermercados para preparar algún bocadillo para los descansos de la visita, nos dirigimos al punto de encuentro del tour. A las 3 p.m nos encontramos con los guías de Krakow Booking, quienes realizan la visita.

Después de 1h y media de trayecto entre pequeños pueblos y bosques eternos, llegamos a Auschwitz.

Fotografía Aerea de Asuchwitz I en 1944

Os reconozco que la primera impresión que tuve al llegar es la de estar un museo gigante, ya que te dejan en el parking de la entrada y lo primero que ves son baños de pago y ventas de libros en inglés, francés, italiano y español. Después de eso, pasas a lo que fue realmente el campo de concentración.

‘Arbeit Macht Frei’: la historia de Auschwitz, el mayor campo de exterminio del Nazismo.

Quiero que recuerdes, antes de comenzar a leer, que lo que te voy a contar a continuación está basado en hechos reales que sucedieron hace menos de 70 años. Todos los rincones que veréis en las fotografías muestran lugares en los que han sido fusilados, quemados y asfixiados hasta la muerte millones de personas, pero me comprometo a no exponeros a violencia gráfica.

Por otra parte, si vas a visitar el campo no olvides que es un lugar de conmemoración a las víctimas y algunos comportamientos particulares pueden ser consideradas faltas de respeto. No comas dentro del campo, no hagas fotografías en las partes no permitidas y si te llevas una foto para el recuerdo procura no hacerlo posando como si estuvieses en las playas de Malibú. Solo os digo que durante nuestra visita había gente riendo y bromeando, que aunque fuera sobre cosas ajenas al lugar, era a todas luces algo muy inadecuado.

Ahora sí. Comencemos:

Nada más llegar nos hicieron atravesar la famosa puerta metálica de Auschwitz ‘Arbeit Macht Frei’, que irónicamente significa ‘trabajar nos hace libres’.

Entrada a Auschwitz: 'Arbeit macht frei'.
Entrada a Auschwitz: ‘Arbeit macht frei’.

Pasar por debajo de esa puerta, a priori,puede no significar gran cosa a día de hoy, más que el comienzo de tu visita por el campo de concentración. Pero es obligatorio pensar cuántos hubiesen deseado atravesar esas rejas para alcanzar el exterior. Imaginaos cuántos presos obligados a sobrevivir en Auschwitz soñaron con atravesar el arco y nunca lo consiguieron.

Mientras tanto, seguía lloviendo y se escuchaban los cuervos que sobrevuelan el campo. Es como si el tiempo se hubiese detenido entre aquellas vallas electrificadas entre las que muchos fueron asesinados y otros muchos se suicidaron.

Entrar en Auschwitz es saber que vas a sumergirte en el terror, porque pese a que la historia se cuenta desde el máximo respeto a las víctimas y sin buscar solamente la emoción del visitante, hay historias que no se pueden edulcorar.

Si vas a visitar Auschwitz es muy importante que sepas dos cosas. Lo primero es que lo mejor es hacerlo con guía para poder entenderlo todo perfectamente, y lo segundo es que te recomiendo muchísimo que antes de ir conozcas un poco de la historia de ese lugar y de los acontecimientos de desencadenados durante la II Guerra Mundial.

Curiosidades de Auschwitz que tienes que saber.

Auschwitz fue en realidad un terreno destinado a la doma de caballos del ejército polaco que en 1940 (durante la ocupación de Polonia) los nazis invadieron para crear un nuevo lugar donde encerrar a los presos políticos que se amontonaban en las cárceles.

File:Judenstern JMW.jpg

Para 1941, Polonia ya estaba dominada por los Nazis y, mientras tanto, en Alemania y Austria ya habían instaurado el protocolo de identificación de Judíos, con la más que conocida Estrella de David (una estrella de 6 puntas símbolo del Judaísmo) amarilla con caracteres latinos de inspiración estética hebrea con la palabra ‘Jude’ (judío). La tenían que portar siempre visible. Fue el símbolo de la segregación.

Durante los años de la ocupación obligaron a los presos a construir los barracones, hornos y cámaras de gas que más tarde terminaría con ellos.

Fue elegida por ubicarse en un punto estratégico: numerosas fuentes de agua por la confluencia de los ríos Vístula y Sola, y el fácil acceso a carbón y arcilla.

Algunas empresas aprovecharon este filón, como IG Farben, quienes en 1942 instalaron una fábrica en las inmediaciones del campo para aprovechar la mano de obra esclava. Ig Garben es una fusión de empresas, de las cuales se encontraba la farmacéutica de origen Alemán BAYER. No te sorprenderá saber que ellos fueron los que fabricaban los cristales ZYKLON B, el pesticida de las cámaras de gas.

Ig Farben es una fusión de empresas entre las que se encuentra la farmacéutica Alemana BAYER. Fueron los que fabricaban ZYKLON B, el pesticida usado en las cámaras de gas.

Apertura de las cámaras de gas, donde se insertaban los cristales del pesticida Zyklon B.

Con el paso de los años, el origen de Auschwitz se fue distorsionando hasta convertirse en uno de los lugares más representativos de la II Guerra Mundial, por los horrores que allí se cometieron. En principio, se encerró a presos políticos e intelectuales polacos. Pero durante los 5 años de actividad criminal de los nazis en Auschwitz se asesinaron a millones de judíos, gitanos, personas con movilidad reducida, discapacidad intelectual o del desarrollo (estas últimas directamente por ser personas consideradas no aptas para el trabajo), y presos políticos de diverso tipo y origen. Polacos, Húngaros, Rumanos… Entre los deportados se encontraban médicos, filósofos, abogados, panaderos, trabajadores de todo tipo.

Imagen real de los trenes de deportación.
Imagen real de los trenes de deportación.

El inicio de la ‘Solución final’.

Los presos llegaban al campo de concentración en los trenes que en la época se usaban para animales considerados ‘ganado’. Se pasaban 2 o 3 días metidos allí dentro, sin comida ni agua. Tenían un cubo para orinar y defecar, nada más. En los vagones que podían caber 30 personas llegaban a meter 60, por eso muchos de ellos llegaban ya muertos al destino.

Torres vigilancia y vallas eléctricas de Auschwitz.
Torres vigilancia y vallas eléctricas de Auschwitz.

Los deportados eran arrancados de sus casas sin apenas explicación. Les obligaban a coger sus materiales más preciados (dinero, joyas, escrituras de la casa…) y a subirse al tren. Al llegar, les arrebataban todas sus pertenencias y los separaban por sexos o funciones. Por eso, en apenas unos días, miles de familias habían sido separadas y despojadas de sus propiedades.

Barracones de Asuchwitz.
Barracones de Auschwitz.

Durante la imposible supervivencia en los campos de exterminio y concentración, se hacinaban en los barracones de piedra. Gélidos en invierno, asfixiantes en verano, con condiciones higiénicas nulas, las habitaciones se convertían en perfectas salas de propagación de enfermedades.

Vallas eléctricas de Auschwitz.
Vallas eléctricas de Auschwitz.
Fotografía real de las víctimas del Nazismo.

La guía nos explicó, mientra paseábamos por los caminos de tierra del campo de concentración, que las vallas eléctricas que estábamos recorriendo habían sido herramientas de suicidio de muchos de los presos, que ya no podían soportar más la desesperación y el dolor.

Los Sonderkommando. Una invención práctica para la manipulación psicológica.

El hambre, la vulnerabilidad, la escasez de espacios enfrentaba a los propios presos hasta derivar en asesinatos. Como si eso fuera poco, la división interna entre víctimas se veía alimentada por la creación de los Sonderkommando, una unidad de trabajo formada por presos creada por los nazis, que eran por lo general los encargados de trabajar en los crematorios, cámaras de gas. Ellos cumplían los trabajos ‘menos agradables’, para evitar que los Nazis tuvieran que enfrentarse a situaciones que pudieran comprometer su salud psicológica (si es que eso pudiera llegar a existir, pero vosotros me entendéis).

Eran encargados de prepararlos para las cámaras de gas, cargar los cuerpos hasta el crematorio, incinerarlos, registrar los orificios del cuerpo para encontrar propiedades valiosas (ano, vagina) y retirar los dientes de los cadáveres.

No tenían permitido hablar con presos, porque no debían desvelar que las ‘duchas de desinfección’ eran en realidad cámaras de gas. Saltarse las normas estaba prohibido bajo pena de muerte. Muchas veces, los Sonderkommando tenían que enfrentarse a sus tareas con familiares y amigos. Imaginaos la tortura psicológica.

Muchas veces, los Sonderkommando tenían que enfrentarse a sus tareas con familiares y amigos.

Cada pocos meses los Sonderkommando eran asesinados para ser remplazados por nuevos presos, para asegurarse de que los secretos no fueran revelados.

¿Cómo es Auschwitz en la actualidad?

Actualmente esos barracones conservan su estructura externa, pero por dentro son pequeños museos, al menos los que son de acceso público. Otros muchos están vetados.

Los primeros barracones están prácticamente vacíos de lo que antiguamente escondían. Principalmente se encuentran fotografías a gran tamaño de situaciones reales y algunos carteles con datos, como el número de personas deportadas a Auschwitz.

Pasillos barracones Auschwitz.
Pasillos barracones Auschwitz.

Los pasillos realmente escalofriantes son los que conservan muestras reales del cabello humano que los nazis cortaban a los presos para confeccionar tejidos, miles de zapatos de mujeres, hombres, niños, ropa de bebés, maletas con los nombres y direcciones de los dueños allí asesinados, piernas ortopédicas e incluso latas usadas de ZYKLON B, el pesticida que los nazis usaban para las cámaras de gas.

Es extraño pensar que los pasillos que estás recorriendo han sido testigo de barbaridades que jamás podremos llegar a conocer del todo. Durante ese recorrido estuve pensando en qué nos contarían esas paredes, esos objetos, si pudiesen hablar.

Zapatos víctimas de Auschwitz.
Zapatos víctimas de Auschwitz.

La sensación que te acompaña mientras recorres las salas es una mezcla entre incredulidad de ver la cantidad de víctimas (pasamos por delante de miles de zapatos, restos de cientos de cabellos distintos…), desprecio por lo ocurrido y la impunidad con la que han salido los responsables, náuseas por lo desagradable y dolor por pensar que podrían haber sido las pertenencias de nuestros padres y abuelos. Aún así, todo se ve algo suavizado por el ambiente museizado que actualmente tiene Auschwitz.

Muchos de los testimonios afirman que los Nazis «no necesitaban un motivo para matarte», simplemente podían pasar por allí y darte una paliza o pegarte un tiro. Sin más. Para los Nazis, los Judios eran una raza inferior.

Para los Nazis, los Judios eran una raza inferior.

La mayoría de ellos apenas sobrevivían unos pocos meses. Lo podéis ver en el pasillo de las fotografías de algunas de las victimas. Allí conoceréis sus rostros, nombres y fecha de deportación y asesinato/fallecimiento.

Fotografía víctimas mujeres de Auschwitz.
Fotografía víctimas mujeres de Auschwitz.
Fotografía víctimas hombres de Auschwitz.
Fotografía víctimas hombres de Auschwitz.

Lo peor de Auschwitz…

Pero aún hay un rincón peor en Auschwitz: los crematorios, donde quemaban los cadáveres, y las cámaras de gas, que aún conservan los arañazos de las víctimas en las paredes. Eran engañados por los Nazis y los Sonderkommando para entrar a la sala para ‘una ducha de desinfección’. Pero las tuberías no llevaban agua, si no gas derivado de los cristales del pesticida Zyklon B.

El tour por Auschwitz I termina con la visita al muro de fusilamiento, arropado por coronas y velas en memoria de los más de 1.300.000 víctimas del campo que fueron asesinados, en su mayoría, en las cámaras de gas. Es algo principalmente simbólico, ya que, aunque sí había un muro de fusilamiento, estos se producían en diversos lugares, como las fosas.

A continuación, os comparto los datos que según el tour por Auschwitz I, corresponde a las víctimas que, durante los 5 años de actividad, fueron deportados a este campo de concentración.

  • 1.100.000 judíos
  • 150.000 polacos
  • 23.000 gitanos
  • 15.000 prisioneros soviéticos
  • 25.000 prisioneros de otras nacionalidades
Muro de fusilamiento de Auschwitz.
Muro de fusilamiento de Auschwitz.

De Auschwitz a Birkenau

Después de nuestra demoledora visita por Auschwitz, nos volvieron a recoger para llevarnos a Birkenau, conocido como Auschwitz II. Este es el campo que realmente la gente conoce como Auschwitz.

Se encuentra a solo 3km de Auschwitz I, por lo que apenas fueron unos pocos minutos de autobús.

La construcción de Birkenau (1941) fue también parte de la llamada ‘Solución final de la cuestión Judia. El plan de la Alemania Nazi de asesinar sistemáticamente hasta acabar con toda la población judía europea para mejorar la raza humana. Por ello, Birkenau no fue en realidad un campo de concentración como lo fue Auschwitz I y la menos conocida Auschwitz III. Birkenau fue construida para matar, por lo que se considera un campo de exterminio.

Vías de tren Birkenau. Auschwitz II. Cracovia.
Vías de tren Birkenau en la actualidad. Auschwitz II. Cracovia.
Fotografía de original de Birkenau durante su actividad.

Os reconozco que cuando vi los vagones que aún siguen parados en las vías de Birkenau no pude evitar pensar en los paralelismos evidentes con algunas de las prácticas que seguimos realizando hoy. Como seguimos en el error, manteniendo vivo el sinónimo entre el maltrato y ‘tratar como al ganado’. Aunque ese es otro tema…

La construcción de Birkenau (1941) fue parte de la llamada ‘Solución final de la cuestión Judia’. El plan de la Alemania Nazi de asesinar sistemáticamente hasta acabar con toda la población judía europea.

Vagones de tren para ‘ganado’ transportando presos al campo de exterminio Birkenau.

Cuando llegaban a Birkenau, eran bajados a la fuerza de los trenes. A partir de ahí, eran llevados directamente a las cámaras de gas. En otras ocasiones, los separaban y escogían a personas ‘aptas’ para trabajar (nunca embarazadas, enfermos, niños ni personas mayores) o los utilizaban para experimentación bajo la mano del Dr. Josef Mengele.

Josef Mengele ‘el ángel de la muerte’ y la experimentación en humanos

Así como hoy aún convivimos con la experimentación animal, un día también existió la humana. Y si hablamos de experimentación en humanos es inevitable que no surja su nombre. El del hombre que contribuyó con otro de los horrores más inhumanos de la Alemania Nazi.

Hermanos gemelos utilizados por Josef Mengele para experimentar. Algunos fueron liberados por el Ejército rojo.

Josef Mengele fue el médico más destacado del campo de concentración debido a sus estudios sobre herencia genética, realizados en el pabellón 10 de Auschwitz I. Especialmente utilizaba hermanos gemelos, personas con ojos de distinto color (heterocromía) y niños gitanos para sus experimentos, sin tener en absoluto en cuenta el daño físico y psicológico inherente a esta práctica. La finalidad de estos experimentos era, en parte, demostrar la supremacía genética y así reforzar la teoría base del Nazismo: la supremacía Aria.

La finalidad de estos experimentos era, en parte, demostrar la supremacía genética y así reforzar la teoría base del Nazismo: la supremacía Aria.

Testimonios de los niños utilizados para experimentar.

Uno de los casos más famosos es de la superviviente Eva Mozes Kor y su hermana Miriam, unas hermanas gemelas Judías de origen Rumano que fueron obligadas a sufrir los experimentos de Josef Mengele. De su familia, fueron las únicas que sobrevivieron.

Aunque Eva sigue viva y, de hecho, es la creadora de la organización CANDLES para niños víctimas de experimentación humana en Auschwitz, Miriam falleció a los 59 años tras una insuficiencia renal y un cáncer. Si veis el documental The Girl Who Forgave the Nazis veréis que su hermana Eva asegura que la muerte por cáncer y las numerosas complicaciones de salud de Miriam fueron resultado de los experimentos.

En el siguiente vídeo podéis ver como Eva cuenta algunos de los experimentos a los que era sometida junto con su hermana y otros muchos gemelos del campo. Les medían todas las partes del cuerpo, les inyectaban e incluso les cortaban partes de los brazos para restringir el flujo de sangre.

Mi experiencia recorriendo Birkenau…

No os puedo explicar bien qué se siente al saber que las vías que estás pisando han sido testigo de uno de los mayores genocidios de la historia. La situación es tan sobrecogedora que en realidad no pude sentir nada. Ni tristeza abrumadora ni sorpresa, como pensé que sentiría.

Es una sensación para la que no estaba preparada. Es algo nuevo para mi sentirme tan cerca del lugar donde tantas vidas se quebraron y familias fueron separadas a la fuerza. Solo podía pensar en el terror y la incertidumbre que sentirían las personas que bajaban en aquella parada. Por un momento puedes acercarte a ese sentimiento de confusión por no saber cuál es el principio y dónde está el fin de ese lugar y piensas ‘¿Cómo debe de ser que te traigan a lugar así sin saber el por qué?’

La situación es tan sobrecogedora que en realidad no pude sentir nada. Ni tristeza abrumadora ni sorpresa, como pensé que sentiría.

Recordaré por mucho tiempo el silencio sepulcral de aquel lugar. Solo se escuchaba la lluvia caer, algo de tormenta de fondo y nuestras pisadas sobre la tierra mojada. Nos perseguía la sensación constante de formar parte de una marcha fúnebre.

Pensé durante la hora que duró la visita en que allí un día los sonidos fueron muy diferentes. Que el silencio que ahora era símbolo de respeto un día fue la raíz del miedo. Que entre el traqueteo de las vías se perdían los llantos de los niños que separaban de las madres, seguramenteconscientes de que no volverían a verlas más. Desde ese día las preocupaciones ordinarias de mi cabeza perdieron mucho peso.

Pensé durante la hora que duró la visita en que allí un día los sonidos fueron muy diferentes. Que el silencio que ahora era símbolo de respeto un día fue la raíz del miedo.

A día de hoy, Birkenau es un gran terreno rodeado de vallas eléctricas y alguna torre de vigilancia que ya no tiene nada que supervisar. Son todo ruinas, un par de edificios demolidos, algunas chimeneas reconstruidas tras la destrucción del campo y poco más.

La ausencia casi total de los edificios originales (salvo el arco de entrada de las vías y un par de casetas) permite hacerse una idea rápida de la inmensa extensión de tierra que abarca Birkenau. Te sientes realmente pequeño.

La liberación de Auschwitz a manos del ejército rojo.

El fin de Auschwitz llegó en los primeros meses de 1945, a manos del ejército rojo. ¿Pero por qué iban los rusos a liberar el campo?

Fotografía de Auschwitz I siendo liberado.

Según el testimonio de  Iván Martýnushkin, un antiguo militar soviético que estuvo presente en Asuchwitz, la misión real del Ejército Rojo era ‘liberar’ el territorio de Polonia (es decir, expulsar a los alemanes) y establecer posición, ya que ellos no sabían la existencia de ese campo. Lo descubrieron tras el avance hacia Cracovia. Por lo que se puede decir que la liberación de Auschwitz no fue originalmente una misión de las tropas soviéticas.


Os dejo una entrevista muy interesante que le hicieron. La entrevista fue publicada y retransmitida por el canal RT en Español (antiguamente Russia Today), que está financiado por la administración pública rusa. Es un canal muy polémico por las reiteradas acusaciones de imparcialidad. Como este tema tiene especial que ver con Rusia y su historia, os lo comento para que veáis la entrevista a sabiendas de esto y juzguéis vosotros mismos. Aún así, me parece interesante escucharla.


La liberación de Auschwitz no fue inmediata, puesto que el ejército rojo no estaba preparado para ello. No disponían de alimento ni medicinas. En ese instante aún quedaban varios meses para el fin de la II Guerra Mundial, por lo que las imágenes en las que se ve a los presos siendo liberados no fue en realidad la primera toma de contacto con el campo de concentración.

Lamentablemente, para cuando los militares llegaron al campo, los Nazis ya habían recibido ordenes de abandonarlo. Por eso, conscientes de la inmediata llegada del ejército, destruyeron la mayor parte de documentos, las cámaras de gas y cualquier prueba que dejara en evidencia las actividades deplorables que habían cometido. Por eso a día de hoy se conservan pocos edificios.

También se habían llevado caminando hacia Alemania a 60.000 presos que aún podían mantenerse en pie. Se estima que unos 15.000 fallecieron durante las ‘marchas de la muerte’. A muchos otros los habían asesinado en masa. A los 7.000 restantes los abandonaron en el campo con la intención de dejarlos morir.

Muchos de los presos que consiguieron ser liberados de aquel horror murieron poco después por enfermedades derivadas de contagios y experimentación y hambrunas (se conoce que después de largos periodos de hambruna hay que re-introducir la alimentación ya que hay alimentos que en un principio no puedes ingerir).

El mejor documental de Auschwitz.

Como ya os recomendé hace unas semanas por mis redes sociales, para mi el mejor documental de la Alemania Nazi en Auschwitz es ‘The Nazis and the Final Solution».

Yo lo vi hace mucho tiempo en Netflix y ahí es donde lo he visto siempre, pero recientemente lo han retirado.

Os voy a dejar aquí linkeados los seis capítulos. Dura cada uno una media de 45 minutos, pero merece mucho la pena. Es un documental duro, con imágenes crudas y testimonios terribles, pero me parece el documental más completo que he visto hasta la fecha.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 1. Inicios sorprendentes.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 2. Ordenes e iniciativas.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 3. Fábricas de muerte.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 4. Corrupción.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 5. Muerte descontrolada.

The Nazis and the Final Solution. Capítulo 6. Liberación y venganza.