Una vegana en Cracovia (Polonia)

viaje_cracovia_veganismo_auschwitz_blog

Hace una semanas descubrí que Cracovia es una ciudad hermosa que te atrae a ella con fines históricos, pero que te acaba enamorando por lo que es a día de hoy.

Como sabéis, llevaba muchos años queriendo conocer en primera persona el poso de la II Guerra Mundial en Polonia, especialmente durante el desarrollo de lo conocido como ‘La Solución Final de la cuestión Judía’. Por ello, visitamos Auschwitz. Como ese recorrido tiene muchísimos datos históricos importantes que conocer antes de visitar Auschwitz y demasiadas emociones contrastadas, os dejé un post hablando solo de ello.

Ahora sí, vamos con el viaje por Cracovia:

cracovia-viaje-consejos-blog-veganismo-que-ver-hacer
Volando a Cracovia…

Cosas que saber antes de viajar a Cracovia.

Sobre el cambio de moneda…

  • Es una ciudad MUY barata, y el cambio de moneda nos beneficia. En Cracovia no se comercia con Euros, se comercia con Zlotys. Por eso, recuerda que tienes que tener en cuenta el cambio de moneda antes de ir. Nosotros lo que hicimos fue cambiar una pequeña porción en el aeropuerto (porque no nos dio tiempo a cambiar en Valencia), lo justo para pagar el transporte desde el Aeropuerto hasta Cracovia.
  • La idea es cambiar siempre en los KANTOR de Cracovia (oficinas de cambio de divisas) porque se quedan mucho menos dinero. Los mejores KANTOR suelen estar a las afueras del centro. En Kazimierz encontramos oficinas muy económicas.
Kantor: oficinas de cambio de moneda en Cracovia
Kantor: oficinas de cambio de moneda en Cracovia
  • Cuando vayas a un KANTOR, antes de entregar el dinero pide que te escriban cuántos Zloty te van a dar por los Euros que vas a entregar. Antes de pagar nada, comprueba la equivalencia real entre Euro y Zloty. Así evitarás que te timen y se queden mucho dinero.
  • Cambiar un poquito cada día para evitar tener que volver a cambiar de Zloty a Euro y perder más dinero.
  • La equivalencia a día de hoy es 1 Euro = 4,28 Zloty. Consúltalo cada día unos días antes de viajar.

¿Cómo ir desde el Aeropuerto de Cracovia al centro?

Para ir desde el Aeropuerto de Cracovia a el centro de la ciudad hay varias opciones: tren, bus y taxi.

Teniendo en cuenta lo barata que es la ciudad, para ahorrar tiempo y energía decidimos coger Taxi. Así que nada más salir del aeropuerto nos dispusimos a buscar uno…

Y aquí va otro consejo. Cuando salgáis del aeropuerto os toparéis con una fila de taxis muy caros. Todos los coches negros, caros y llevados por gente trajeada. Obviamente, a unos pocos metros, encontraréis otra fila de taxis más ‘económicos’.

En Cracovia todos los TAXIS son muy diferentes a España. Lo primero es que te cobran por KM recorrido y no por tiempo, y lo segundo es que están obligados a llevar sus tarifas en la puerta, así que mira cuál es la más económica. Una de las compañías más baratas es ‘MEGA’, pero tenéis más.

Te recomiendo preguntar cuánto te cobrarán por ir a tu destino, ya que como os dijo, las tarifas son fijas por KM. A nosotros nos cobraron 41 Zloty por llevarnos desde el Aeropuerto hasta Kazimierz. Lo que equivale a unos 8€. Cobrarte mucho más de 50-55 Zloty por llevarte al centro de la ciudad sería un timo.

En el Vlog de nuestro viaje por Cracovia tenéis todos los consejos y nuestra experiencia.

¿Dónde alojarse? Centro, Kazimierz…

Para mi estaba muy claro. Viajamos a Cracovia para conocer la cultura judía y judía ortodoxa / ultra ortodoxa que allí permanece después de la II Guerra mundial. No podía ser de otra manera, nos alojamos en Kazimierz, el barrio Judío de Cracovia.

Para mi fue un lugar muy estratégico porque, como veréis en el post de Auschwitz, desde Kazimierz estábamos a 8 minutos de la salida a Auschwitz – Birkenau. Teníamos a unos pocos minutos el Tour por el Barrio Judio y apenas a 15 minutos andando el centro de la ciudad.

Aquí os dejo el enlace de nuestro apartamento, que es perfecto para dos. Tiene una pequeña cocina, baño privado, el salón en el que se duerme (sofá-cama). Si os registráis con este link os dan 25€ DESCUENTO.

Eso sí, os aviso que si sois de no poder dormir con luz, lo llevaréis mal, porque en este país amanece antes de las 4 de la mañana. Así que buscad habitación con cortinas.

Primer día en Cracovia… Auschwitz, Mercados, recorridos por el centro.

Después de unas 3 horas de avión, cogimos un taxi y fuimos hasta Kazimierz. Lo primero que hicimos fue dejarnos llevar por la idea de pasear por el barrio judío de la ciudad. Para mi esto era algo exageradamente emocionante, como podréis imaginar. Después de ver aquellos lugares en tantos documentales y películas, recorrerlo era sentir que realmente estaba metiendo la cabeza en la historia.

Plaza Nowy: Frutas y verduras frescas, objetos antiguos y… un matadero de aves.

Lo primero con lo que topamos fue con un mercadillo. Más tarde supe que se trata del Mercado de la Plaza Nowy, un mercado de objetos antiguos y de segunda mano. Encontraréis insignias, acreditaciones de antiguos miembros de las SS, cámaras analógicas, pero también frutas y verduras.

En el centro de la plaza encontraréis una especie de caseta circular llena de diferentes puestos de comida tradicional y de carácter Take Away. La verdad es que no profundicé en averiguar si tenían opciones veganas (a priori no lo parecía). 

[…] un mercado de objetos antiguos y de segunda mano. Encontraréis insignias, acreditaciones de antiguos miembros de las SS, cámaras analógicas, pero también frutas y verduras.

Pero me contaron una curiosidad, y es que esa caseta circular era un antiguo matadero de aves bajo las normas Kösher (comida que se adapta a las restricciones dietéticas de algunos Judíos) . El matadero acabó su actividad con la ocupación Nazi y, tras la liberación de la ciudad, volvió a ser un mercado normal y corriente, como lo conocemos a día de hoy.

Recorriendo Kazimierz…

Me llamó la atención fue la cantidad de Sinagogas que podrás encontrar en apenas 2 o 3 manzanas, aunque es evidente que si te encuentras en el barrio Judio esto no debería sorprender. En esa misma zona podréis encontrar una de las Sinagogas más importantes (y la única que mantiene su actividad como Sinagoga) que es la Sinagoga Remuh, de la que más adelante os contaré con detalle. 

Después de este pequeño recorrido, fuimos al apartamento a dejar las cosas y pusimos rumbo a Auschwitz. Esto me lo voy a saltar porque ya lo tenéis explicado en el post que hice solo para el recorrido por Auschwitz.

Bares típicos y cerveza barata. Cracovia de noche.

Para cuando volvimos de Auschwitz ya era de noche. Serían sobre las 7 u 8 de la tarde. El caso es que el autobús de vuelta nos dejaba a unos 7-8 minutos de nuestro apartamento, el cansancio estaba muy presente y las emociones estaban más bien bajas (¿se puede sentir uno de otra forma después de visitar Auschwitz?).

Para más inri, nos llegaron 2 o 3 mensajes de altera de temporal, avisando de fuertes vientos, lluvias y que lo mejor era quedarse en casa. Por eso, decidimos no irnos demasiado lejos de nuestro apartamento.

Aún así, quisimos visitar algunos de los bares más singulares y baratos de Cracovia. Nosotros seguimos el post de Spanish Hostelworld. Os dejo el enlace aquí.

Quisimos visitar algunos de los bares más singulares y baratos de Cracovia.

Finalmente nos decantamos por el Pub Bar Alchemia, situado en la c/ Esteri 5. Cuando entramos estaba prácticamente lleno. La iluminación era escasa, todo el bar estaba iluminado por pequeñas velas situadas en las mesas y alguna que otra en el techo. No había ningún tipo de iluminación artificial y reconozco que eso le daba un ambiente muy acogedor e íntimo.

Bar Alchemia. Kazimierz. Cracovia. Fotografía: discoverkrakow.com

En el Bar podréis encontrar cervezas a muy buen precio (no estoy segura de que todas sean veganas, pero podéis ir consultándolo en barnivore) y algunos platos veganos: alguna sopa, algo de tofu… Lo tenéis todo indicado como vegano o vegetariano en el menú del Bar Alchemia. Sicneramente, no es un sitio en el que os recomendaría cenar, pero si queréis comer algo junto con una cerveza, no está nada mal.

Aún así, como no me convencieron demasiado las opciones veganas del lugar, miré en la app de Happy Cow y vi que aún estaba abierto un lugar de kebabs veganos que me habíais recomendado muchísimo. Así que a eso fuimos.

Vegab: kebabs veganos baratos en Cracovia.

Vegab (c/ Starowislna 8) fue nuestra primera parada oficial en un restaurante vegano de Cracovia. Como teníamos el recorrido por Auschwitz, habíamos estado tirando de snacks y bocadillos de hummus hechos en casa.

Estaba a unos 15 minutos andando del Bar Alchemia, pero teniendo en cuenta que eran las 10:30 pasadas y los restaurantes de Cracovia cierran pronto (en comparación con España), tampoco teníamos mucha opción.

Llegando a Vegab nos encontramos en la misma calle un Falafel Vegetariano con opciones veganas. No llegamos a entrar, pero por si os interesa se llama Mazaya Falafel ( Starowiślna, 10).

El local de Vegab está decorado con muchísimo gusto. Colores vivos, madera y cristaleras. Una imagen muy atrayente. El trato no fue muy agradable, pero quién sabe si la persona que nos atendió tenía un mal día o estaba cansada de trabajar.

En el menú tienes diversos Kebabs veganos de tamaño mediano (4€ aprox) o grande (5€ aprox.). Ya os aviso que el tamaño mediano es muy generoso. A mi me costó terminarlo.

También tienen algunas bebidas y algún postre vegano, pero que no me llamó demasiado la atención. Simplemente pedimos dos tipos de kebabs distintos y unas patatas para llevar. Estaban bastante buenos, sinceramente. Tenéis los precios arriba, pero recordad que están en Zloty. Fueron un total de 9€ para dos personas.

[…] pedimos dos tipos de kebabs distintos y unas patatas para llevar. Estaban bastante buenos, sinceramente.

Lo cogimos para llevar y consumir en el apartamento. Así cerramos un primer día en Cracovia, repleto de emociones diferentes, cansancio y ganas de continuar con el viaje.

Día 2 en Cracovia: Free Tours, Casco Antiguo y mucha comida vegana.

Empezamos el 2o día con unas tostadas de hummus que nos preparamos en el apartamento. Aunque aún estaba digiriendo la visita a Auschwitz del día anterior, me desperté con unas ganas enormes de afrontar este día.

Teníamos reservado un free tour ‘Old Town’ de goodcrakowtour.eu . Antes de contaros sobre ese free tour quiero aclarar que este tipo de tour no es que sean gratuitos como tal. La reserva y asistencia es totalmente gratuita, pero la idea es que le dejes una ‘propina’ cuando el tour finalice. ¿Puedes ir al punto de encuentro sin reservar previamente? Sí, pero siempre recomiendan reservar por si hay demasiada gente.

Free Tour por el centro de Cracovia.

El punto de encuentro es bajo la Catedral de la plaza del Mercado. Allí los podrás identificar porque llevan unos paraguas con la bandera del idioma que has reservado, y los logotipos o colores corporativos de la compañía.

Punto de encuentro Free tours

Este realmente es un tour que os recomiendo muchísimo hacer. Hay cosas que pasan totalmente desapercibidas si no te las explica alguien con detalle. Nos contaron curiosidades históricas de diverso tipo que hicieron que nos metiéramos de lleno en la ciudad y entendiésemos por qué a día de hoy es como es.

Este tour te lleva por la catedral (incluye una parada para ver al trompetista de Cracovia, que sale a tocar a cada hora), el exterior del Teatro Slowacki (esto es muy interesante porque habla de lo que significó el teatro para el pueblo, pero también de un atentado de un grupo Judío a los Nazis, cuando salían de disfrutar del teatro), la plaza del mercado, la estatua central y más. Nosotros solo hicimos medio tour porque este era muy largo y teníamos ganas de quedarnos por la zona investigando.

¿Qué ver en Cracovia? La lonja de los paños.

Antes de hacer una parada, entramos a la Lonja de los paños, la parte cubierta de la plaza del mercado que oculta otro mercado distinto. Es un pasillo largo, iluminado con lámparas de techo y la luz natural que entra por los arcos de los laterales y el fondo.

La loonja de los paños, Cracovia.

A lo largo de todo el mercado se venden pequeñas reliquias y souvernirs. Cajas de madera pintadas a mano, belenes, ajedreces, tazas, platos, muñecos, imanes, en definitiva: recuerdos, entre ellos algunos de artesanos locales. Algunos pueden ser muy caros, pero si buscas bien, encontrarás cosas preciosas a buen precio.

Recuerdos y comida vegana en la plaza del mercado.

Estuvimos dando un paseo por la plaza del Mercado, porque pocas cosas me gustan más de visitar una ciudad desconocida que pararme en su mercado local y curiosear todo lo que tienen.

Ya os aviso que opciones veganas más bien pocas. Y las que hay son bastante pobres. El mercado de la plaza de la catedral de Cracovia vende principalmente cerveza, patatas y carne. Así que ya os podéis imaginar que lo único que se puede comer ahí son patatas fritas, patatas cocidas, las verduras de guarnición de la carne (que no os recomiendo que toquéis, ya que para la guarnición vi que usan la misma pala y caen muchos trozos de carne en ella. Pude verlo casi a cámara lenta de la grimilla que me dió). Como mucho, de interés gastronómico, tenéis algún puesto de panes.

El mercado de la plaza de la catedral de Cracovia vende principalmente cerveza, patatas y carne.

Nosotros pedimos unas patatas para hacer un pica-pica con la verdadera finalidad de disfrutar de la preciosa plaza del mercado. Con la catedral de fondo, la lluvia empezando a caer, la plaza se quedó casi vacía de un momento a otro. Mientras tanto, nosotros nos quedamos sentados disfrutando de ese instante.

Después de ese pequeño pica-pica, nos dio la hora de comer. Teníamos claro que queríamos probar algo de comida local, que si no era tradicionalmente vegana, al menos que pudiésemos encontrar una adaptación.

Buscando en Happy Cow, encontré un local de Pierogis (unas empanadillas típicas) que tenía opciones veganas y se encontraba a unos pocos minutos de la plaza.

Probando Pierogis veganos, una comida típica Polaca

Unos 10 minutos después, llegamos a Pierogowy Raj (C/ Sławkowska, 25 ). Un local bastante modesto y chiquito que ofrece comida tradicional Polaca además de Pierogis, como sus famosas sopas.

Os dejo el menú abajo, recordad que los precios están en Szlotys.

El día era helado, estaba a punto de empezar a llover de nuevo, así que nos metimos dentro y pedimos un plato de diferentes pierogis (unos de espinacas y otros de setas) y una sopa con picatostes de pan. No sé si fue el frío, o el hambre provocado del cansancio de caminar tanto, pero realmente estaba increíble. Además de ser increíblemente barato y comer los dos por unos 10€ con bebida.

De pierogi veganos a pasteles veganos.

Para cuando salimos del local, ya había empezado a llover con bastante fuerza. Aún así, nos resistimos a volver al apartamento, así que buscamos alguna cafetería vegana por la zona.

Happy Cow nos indicaba que no demasiado lejos teníamos O Ja Çie Donaçie (C/ Ignacego Paderewskiego, 4  ), una pastelería con muchísimas opciones veganas. De hecho, cuando fuimos nosotros, todos los pasteles que tenían eran veganos.

Pasteles de chocolate, con mermelada de frambuesas, de banoffee, con palomitas, helados, cafés con leches vegetales,… La verdad es que es un lugar para probarlo todo.

Nosotros pedimos una tarta Banoffee y otra de chocolate rellena de mermelada de frambuesas, y dos cafés con leche vegetal (de avena, si no recuerdo mal). El precio total fueron 33 Zloty, unos 7€. Súper bien de precio.

Como detalle, os comento que frente a la pastelería vegana tenéis un mercado de abastos enorme (se llama Stary Kleparz, C/ Ignacego Paderewskiego) en el que encontraréis frutas y verduras, además de dos baños (hay que pagar para entrar) y algunas cositas para perros, tipo chuches y demás. Nosotros no reparamos demasiado en el mercado, más que una vuelta rápida, pero si tenéis el apartamento por la zona os vendrá bien saberlo.

Un paseo por el Castillo de Wawel y el dragón que echa fuego.

Cuando acabamos los pasteles, cogimos los cafés para llevar. Como el tiempo no mejoraba, decidimos que el recorrido de por la tarde debería ser más cerca de nuestro barrio.

Aún teníamos pendiente de ver el Castillo de Wawel (un castillo medieval que fue la residencia de los reyes de Polonia que más tarde se convirtió en la residencia del gobernador de la Polonia Ocupada por los Nazis durante la II Guerra mundial) y su dragón. Otro de esos puntos imprescindibles si visitas Cracovia. Así que pusimos rumbo hacia ello.

Al llegar, subimos al castillo en búsqueda de la zona del dragón. La verdad es que desde la parte de arriba tienes una buena panorámica de la ciudad, especialmente del río Vístula.

La leyenda del dragón de Cracovia.

El dragón tiene origen en una de las leyendas más antiguas de la ciudad. Básicamente, dicen que en la cueva vivía un dragón que devoraba a los ciudadanos, hasta que un zapatero llenó de azufre la piel de un cordero que el dragón comió. A raíz de esto, le entró tanta sed que se bebió todo el agua del río vístula hasta explotar y liberar la ciudad.

Dragón de Wawel, Castillo de Wawel, Cracovia.

El acceso al dragón de Wawel es gratuito, ya que se encuentra en medio de la calle. Cada cinco minutos, el dragón expulsa fuego de su boca (muy poquito raro, creo que no más de 1 segundo de fuego, podéis verlo en el vídeo blog del viaje).

Pero para descender a las cuevas tienes que pagar (unos 10 Zloty por persona si la compras allí, mucho más barata si la compras antes).

Cueva del dragón de Wawel. Foto: tripadvisor.

La cueva del dragón la encontrarás tras descender 21 metros. Me resultó bastante claustrofóbica (como casi cualquier cueva) por lo que no pude parar en ella demasiado tiempo. Después de las cuevas, tienes acceso directo al Dragón. De lo contrario, tienes que salir del castillo y rodearlo (se encuentra entre el Castillo de Wawel y el río Vístula).

Después de esto, las alertas por lluvias siguieron llegando, incluso recomendando que nos alejáramos el río Vístula porque estaba próximo a desbordar. Así que fuimos al apartamento a descansar, secarnos y planear la noche.

Free tour macabro y pizzas veganas por el centro de Cracovia.

Salimos de la puerta de nuestro apartamento ya chapoteando en charcos. La lluvia seguía siendo intensa, pero podía soportarse con algo de ropa y un paraguas para dos.

Gracias a una de las recomendaciones que me disteis vosotras por stories, en ese rato de descanso nos decidimos a buscar un Tour misterioso / macabro para finalizar el día. Reservamos a través de su web y nos dirigimos a la puerta de San Florián y la Barbacana, que es el punto de encuentro.

Nosotros cogimos el tour ‘Cracovia Macabra‘ en freewalkingtour.com. Fue sin duda mi segundo tour favorito por la ciudad (el primero es el que os cuento al final del blog y ya veréis por qué). Si tenéis un par de noches en Cracovia, os recomiendo que elijáis uno de estos tours de misterio e historias de miedo.

Es apasionante, porque te relata famosas leyendas e historias terroríficas reales de la ciudad en el sitio exacto en el que ocurrían. Habla de verdugos, vampiros, herramientas de tortura… Es como sumergirte en una novela antigua. Te cuenta en vivo las historias que nadie cuenta. Es un tour tan emocionante que se me hizo corto (1h:20min).

Habla de verdugos, vampiros, herramientas de tortura… Es como sumergirte en una novela antigua.

Lamentablemente no pude fotografiar ni grabar nada debido a que la lluvia que caía era tan fuerte que casi nos vemos obligados a suspender el tour.

Al acabar el tour, le pedimos a nuestro guía una recomendación vegana por la zona (ya que el contó en una anécdota que una vez, al acabar el tour, unos turistas le pagaron con ‘quesos artesanos’ en vez de dinero, y que no se los comió porque es vegano). Finalmente, acabamos comiendo una increíble pizza vegana en una pizzería cercana al punto de finalización del tour (muy creca de la plaza del mercado).

Pizzatopía: pizza artesana con opciones veganas en Cracovia

Pizzatopía (C/ Szewska, 22) cuenta con varios restaurantes en Cracovia, y no es una mala opción si te pilla fuera de la hora de cena regular de la ciudad. Era de las pocas opciones veganas que quedaban abiertas en el centro pasadas las 10 de la noche.

Su opción vegana se llama ‘Vegantopia’ y lleva una base de salsa de tomate con queso vegano, tomate en rodajas y espinacas baby con vinagre balsámico. Una masa deliciosa preparada allí mismo. Muy recomendable.

Para no variar, llovió y llovió hasta la mañana siguiente.

3er día en Cracovia… Un free tour por el Barrio Judio. Sueño complido.

La mañana siguiente despertó igual de lluviosa que la anterior. Las temperaturas eran bajas pero la sensación térmica aún más.

Recogimos las mochilas de nuestro Airbnb y nos dirigimos hacia el centro, para dar un último y pre-nostálgico paseo por el centro. Queríamos comer algo temprano para poder ir a hacer uno de esos free tours por el barrio judío que tanto deseaba.

Vegano café: un brunch temprano a base de ensaladas

Aprovechamos las horas de la mañana para acercarnos a Vegano Café. Una cafetería que ofrece platitos de brunch, tartas, snacks, zumos, cafés, tés, ensaladas… Ensaladas realmente deliciosas y completas.

No os diré que sea un imprescindible a visitar en Cracovia, simplemente porque está muy lejos de la mayoría de zonas de interés. A nosotros nos cogió muchísima lluvia por el camino, así que para volver tuvimos que coger taxi.

Pero, sin duda alguna, si tenéis tiempo extra o estáis por al zona, os animo a que le deis una probada a sus ensaladas. Son deliciosas y novedosas. Una de ellas tiene queso feta vegano, hecho a base de tofu si no recuerdo mal. Delicioso.

Hacia el último tour: recorriendo Kazimierz con guía.

Una de las cosas que más tiempo recordaré este viaje es sin duda el último free tour que hicimos: el Free Tour por el Barrio Judío es sin duda el tour imprescindible si viajas a Cracovia. Fue casi algo improvisado, ya que no nos quedaba demasiado tiempo. Aún así, arriesgamos y lo reservamos.

El Free Tour por el Barrio Judío es sin duda el tour imprescindible si viajas a Cracovia.

Lo reservamos con Walkative, y sin duda os lo recomiendo. Hacen un recorrido increíblemente didáctico por algunas Sinagogas, incluida la Sinagoga Remuh, explicando la historia y la actualidad de cada una de ellas, una biblioteca, las explicaciones de algunos Mezuzá (un pergamino en las puertas de las casas judías) todavía colgados, la piedra de conmemoración del holocausto

También se visitan lugares icónicos de la película ‘La lista de Schindler’, así como la real fábrica de Schlinder (que a día de hoy es un museo que podéis visitar, aunque según se conserva poco de lo que fue la fábrica), el Gueto de Cracovia y su famosa Farmacia (por trabajar allí un farmaceutico que pidió ser alojado en el gueto para ayudar a los judíos con medicamentos. Es recordado por proveer a los niños de antitusivos para que pudiesen esconderse sin ser escuchados) y el monumento conmemorativo de las Sillas, a las víctimas del Gueto. El origen de las sillas surge de las revisiones que hacían los nazis al irrumpir en los pisos, porque tiraban los muebles por la ventana, dejando la plaza repleta de muebles viejos y rotos.

Por ese motivo, en esa plaza que han sido ejecutadas y humilladas muchísimas personas judías, se construyó ese monumento. Recordando a aquellas personas que fueron segregadas del resto de la ciudad hasta que finalmente en Marzo del 43 fueron ejecutados. Un recorrido emotivo que no te permitirá olvidar la historia.

Fue muy complicado no emocionarse durante alguna de las paradas del Tour. Igual que os comentaba con el tour ‘Cracovia Macabra’, no es lo mismo leerlo o verlo en un documental que escucharlo en el lugar exacto en el que todo sucedía.

Un recorrido emotivo que no te permitirá olvidar la historia.

Nosotros, para no perder el avión, tuvimos que abandonar la visita en el Gueto y no pudimos llegar a ver la fábrica de Schlinder. Tengo esa espinita clavada, pero estoy segura de que volveré a Cracovia.

Un recorrido emocionante que cierra un viaje pensado para recorrer no solo una ciudad, sino la historia de una Cracovia sacudida por los genocidios Nazis.

Volviendo al aeropuerto, me descubro subrayando las palabras que muchos me habían dicho. Fui a Cracovia por curiosidad histórica, y me vuelvo enamorada, no solo de su historia de superación y recuperación, sino también de sus leyendas, de sus calles, de su gastronomía, de sus zonas verdes y de su casco antiguo.