Vegan Friendly

Dog Friendly

Guías de Viaje

Sobre mi

Top
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuando queremos escapar del bullicio de la ciudad, nos vamos a relajarnos unos cuantos días a un pueblecito que se encuentra a unos 30 minutos en coche de cuenca. Es nuestra vía de escape para el estrés laboral y, sobre todo, para las fallas y sus muchos petardos que hacen sufrir a Punky y a Bony. Ellos se lo pasan en grande, pues apenas hay personas, por allí casi nunca pasan coches y todo lo que rodea la casa donde nos alojamos es campo, bosque y rutas de tierra y montaña.

Después de casi dos años yendo cada pocos meses, he conocido algunos rincones preciosos en los que mis perros han disfrutado como locos. Además, por fin, visitamos Cuenca, una hermosa ciudad española, y descubrí que es una ciudad muy cómoda para recorrer con perros.

Antes, una parada para buscas setas por Cuenca

Como os decía, los alrededores de los pueblos de Cuenca son todo naturaleza. Un paraíso para los perros (y para nosotros). Cuando vamos por la zona, no desaprovechamos la oportunidad de salir a correr, pasear y dejar que los perros olisqueen cada rincón. La única precaución que os tengo que dar es que en primavera, debido a la gran cantidad de pinos de la zona, es muy probable que encontréis orugas procesionaria, que pueden poner muy en riesgo la vida de tus perretes si las comen / lamen / olisquean. Nosotros, cuando vamos en primavera, no podemos soltar a los perros por la montaña porque hay zonas que están plagadas. Mucho ojo con esto.

Lo bueno, es que en Otoño, esos mismos bosques cambian las orugas por setas, algunas de ellas comestibles. Yo, por primera vez, fui a buscar rebollones, una de mis setas favoritas. Todos los bosques de cerca del pueblo donde nos alojamos siempre, Pajarón, está plagado de estas setas. Eso sí, siempre recomiendo ir con alguien, que comer una seta no comestible os puede dar un buen disgusto.

Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.
Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.
Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.
Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.

Me enseñaron que para recolectar las setas, hay que cortar la base y no arrancarlo para que vuelvan a nacer. También que se suelen encontrar entre arbustos y en los pies de algunos árboles. Es una tarea que a muchos podría resultar tediosa, pero para mi fue toda una experiencia. Poder recoger tu propia comida ¿hay algo mejor que eso si buscas salir de tu rutina y el estrés de la ciudad?

Mientras buscábamos y llenábamos la cesta, los perros olisqueaban los rincones y se metían entre arbustos. Cada uno de nosotros disfrutaba a su manera de ese bosque.

Esa noche, llegamos a casa y las cocinamos con un poco de ajo picado y aceite de oliva.

Buscando rebollones por Cuenca. Qué hacer.
Buscando rebollones por Cuenca. Qué hacer.
Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.
Buscando rebollones por Cuenca. Viajar con perros.

Bosques de hojas naranjas y cascadas

A la mañana siguiente, cogimos el coche temprano y nos fuimos a hacer una ruta por Cuenca con los perros. Por la ciudad, y por la naturaleza.

Uno de mis rincones favoritos de toda la provincia de Cuenca se pone especialmente bonito en Otoño. Se trata del bosque que hay a la entrada de las cascadas del Molino de Toba (os dejo abajo el mapa, pero lo podéis encontrar como Molino de Toba, Valdemoro-Sierra, Cuenca.

Al final del breve camino encontraréis unas preciosas e increíbles cascadas. Sin duda, es un lugar perfecto para que en verano los perros chapoteen un poco y os relajéis. Además, no suele haber mucha gente por allí – al menos las veces que yo he ido-. Creo que apenas he encontrado una o dos personas por la zona.

Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.

El caso es que a la entrada de ese increíble lugar hay un enorme bosque que está a los pies del camino de entrada. En Otoño, los árboles se bañan de hojas rojizas, naranjas y amarillas. Las hojas caen con el viento, y dejan todo el suelo repleto de estos matices. Si te adentras en ese bosque, verás como sobre ti caen lentamente las hojas y todo se convierte en una especie de película romántica.

La ruta no es de más de 20 minutos desde que entras hasta que llegas a las cascadas. No es un camino para recorrer por horas, sino más bien un lugar tranquilo en el que soltar a tus perros -bueno, eso si te obedecen- y sentarte a contemplar la naturaleza y escuchar la calma del lugar.

Mis pequeños corrieron como locos entre las hojas, olisquearon todo y jugaron con los palos que encontraban por el suelo.

Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.
Bosques para ir con perros por Cuenca.

De la naturaleza de Cuenca al centro de ciudad

Volvimos a coger el coche y atamos a los perros con sus arneses de seguridad. Desde el Molino de Toba hasta la ciudad de Cuenca hay más o menos 1 hora. Así que pusimos algo de música suave y nos acercamos a descubrir la ciudad.

Nuestra visita a Cuenca iba a ser del todo exprés. No íbamos a estar más de 2 horas por la ciudad, pero para poder verla por encima y recorrerla con los perros sería más que suficiente.

Cuando llegamos, estaba bastante masificada y tuvimos que buscar algo de aparcamiento alejándonos del casco antiguo. Aparcamos y fuimos paseando por sus callejones, esquivando las grandes masas de gente para que los perros pudieran olisquear y pasear tranquilos. Comenzó a chispear, pero a los pocos minutos cesó.

Cuenca es una ciudad de callejones laberínticos y algunos de ellos estrechos y empinados, pero eso no lo hace menos cómodo para ir con los perros. Sin darnos cuenta, acabamos observando sus panorámicas desde uno de los muchos miradores que tiene la ciudad y con los que te toparás casi sin darte cuenta. Nosotros dimos con el mirador de San Miguel.

Después de callejear por unos minutos, una de nuestras primeras paradas fue la Plaza Mayor de Cuenca, en la que estuvimos obligados a detenernos a observar su enorme catedral Gótica construida en el s. XII. Una de sus atracciones principales.

Aunque es más que probable que entrar con perros esté prohibido, nadie nos puede quitar el placer de pasear por delante con ellos. De hecho, justo antes de irnos, nos sentamos en una de sus muchas terrazas para disfrutar de un té. Los perretes no pueden entrar en muchos locales, pero la ciudad está plagada de terrazas.

Catedral de Cuenca, viajes con perros.
Catedral de Cuenca, viajes con perros.

El puente de San Pablo: la mejor vista para las casas Colgadas

Aunque si hay un punto turístico importante en Cuenca son las casas Colgadas. Así que hacia allá nos dirigimos, entre callejones empedrados, escaleras y muchas muchas cuestas.

Tras un pequeño paseo, llegamos al puente de San Pablo, que ofrece la mejor vista de las casas colgadas, además de uno de los mejores atardeceres de la ciudad. Este puente cruza el río Huécar y no es apto para personas con vértigo… ¡Mide 60 metros de altura y más de 100 de largo! Es muy llamativo debido a su color rojizo, construido en hiero y madera. El puente que a día de hoy existe se construyó en 1902, no hay que confundirlo con el antiguo puente de piedra del 1533.

Lo cruzamos con los perros y sí que os recomiendo que vayáis con mucha precaución, porque las protecciones laterales son bastante abiertas y un perro pequeño podría asomarse sin problema. Los cogimos en corto y cruzamos el puente para volver a meternos en el casco antiguo de la ciudad.

Puente de Casas colgadas: qué ver en Cuenca. Viajes con perros.
Puente de Casas colgadas: qué ver en Cuenca. Viajes con perros.
Casas colgadas: qué ver en Cuenca. Viajes con perros.
Casas colgadas: qué ver en Cuenca. Viajes con perros.

Si viajas a Cuenca con los perros, lo mejor que puedes hacer es pasear tranquilamente tanto por su casco antiguo como por sus zonas verdes del al rededor. Dejar que se acerquen a cada esquina y huelan cada rincón los desestresará y hará que vuelvan del viaje totalmente agotados. Esta ciudad tiene muchos pequeños rincones encantadores. No olvides disfrutar con tus perros de cada uno de ellos.

Viajes con perros por Cuenca.
Viajes con perros por Cuenca.
Viajes con perros por Cuenca.
Viajes con perros por Cuenca.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
0

Barcelonesa viviendo, por ahora, en Valencia. Autora del libro 'Vive Vegano'. Aprendiendo a cocinar y trabajando cada día para difundir el veganismo. Muy enamorada de mis perros, por eso viajar es la segunda cosa que más me gusta de esta vida.

hola@recetasveganas.net

post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.