Una masía del siglo XI: el 1º Hotel Vegano de Cataluña.


Un paraíso natural de 200 hectáreas de tierra, bosque y huertos con una masía del siglo XI, testigo de actividades agrícolas y ganaderas durante años, ha sido reconvertida en el primer Hotel Vegano y Ecológico de Cataluña. Os presento Casa Albets. 

Pero dejadme que os ponga en situación. El día 30 de Septiembre tuve la suerte de poder conocer esta Casa Rural Ecológica durante la presentación que hicieron horas antes de abrir. Después de 1h 40 min de coche hasta Solsona y 10 minutos de camino de tierra, llegamos a la entrada principal. Una impresionante construcción de piedra que se extiende a lo alto de tres (impresionantes) plantas.

Nada más entrar pudimos ver que la construcción conserva la mayor parte de la estructura original también en su interior. De hecho, en ella se pueden ver los cambios que se fueron realizando con la llegada de nuevos materiales de la época. Como dato curioso, la casa dispone de dos entradas exactamente iguales localizadas en la parte delantera y trasera de la casa. Esto se debe a que la masía fue construida para la recogida de grano, y de este modo podía entrar por una puerta, recogía el grano y salir directamente por la otra.

Veganismo, proximidad y sostenibilidad.

Entramos a la masía y nos encontramos con la recepción. Piedra antigua y decoraciones con madera de Roble y Acero Negro: el ascensor, la mesa de recepción, las puertas… Y algo que me llamó la atención: un cartel de FAADA “Turismo responsable con los animales”, que lucía al lado de unos cepillos de dientes ecológicos hechos a base de Bambú. El 1º hotel vegano de Cataluña: sin piel, lana, seda ni ningún otro producto derivado de animales en toda la casa. Qué maravilla.

Por supuesto, el menú del restaurante también es vegano. Está desarrollado por el Chef Toni Rodríguez, que creará una carta vegana para cada temporada. Yo he tenido el privilegio de probar en pequeños bocados las delicias del Menú de Otoño, cargado de setas, heura, patés, salsas y platos contundentes. Unos platos insuperables. Creédme. Hay que probarlo al menos una vez en la vida.

Paté de zanahoria con panes crujientes.

Mollete de Heura con mayonesa Hoisin y cebolla tierna.

 

Seitán con crema de limón, calabaza y Rossinyols.

Brownie vegano con crema de coco y nueces pecanas.

En esa misma ruta que nos hicieron nos contaron algo que estaba deseando haceros llegar: el hotel posee un equipamiento y un sistema autosuficiente que la convierte en una casa ecológica con todas sus letras. La mayor parte de la madera utilizada en los muebles y la construcción reciente es del Roble extraído de la propia finca. Además, su sistema de recogida de lluvia lleva el agua a un depósito que riega los huertos. Unos huertos que abastecerán al restaurante con alimentos vegetales variados, ecológicos, de proximidad y temporada. Pero esto no es todo, para cerrar el círculo, los compuestos orgánicos que resultarán del restaurante servirán como abono para el mismo huerto. 

Y sí, aún van más allá. Cuando os dije por Instagram que este hotel era increíble no me quedaba corta. Los manteles y la ropa de cama está hecha de lino y algodón ecológico. Además, los residuos generados en el hotel (duchas, váteres…) van a una fosa séptica que termina en una piscina de gravas. Allí, las bacterias lo descomponen y, gracias a unos microorganismos, se consigue depurar el agua que servirá para regar los cultivos, sin químicos.

Las 7 habitaciones y sus rutas asignadas.

Subimos a la segunda planta a través de unas escaleras que se construyeron en los principios de la masía. En la enorme sala principal se encuentran dos sofás que apuntan a la terraza principal de la masía. Nos comentaron que debido al gran espacio que tiene esa sala tienen pensado organizar actividades de Yoga en ella.

Las 7 habitaciones, enormes y cada una con sus particularidades, poseen nombres que pertenecen a rutas cercanas. En cada habitación hay fotografías de la ruta que da nombre. ¿No es tremendamente original? Entre las 7 habitaciones, hay alguna con terraza, otra con bañera, otra doble… Pero todas las habitaciones son alucinantes y tienen algo en común: una ventana que inunda la habitación de luz y que permite disfrutar de las increíbles vistas a la naturaleza. Me pregunto cómo se deben ver las estrellas en plena noche.

Todas las habitaciones están asociadas a una ruta real cercana.

La decoración de cada habitación va en función de la ruta asignada.

 

El Hotel Vegano Casa Albets usa ropa de cama ecológica y de proximidad.

Como veréis en las fotografías, las habitaciones son muy amplias. Pues bien, esto es porque han tratado de respetar al máximo las paredes que la propia masía tenía de base. La decoración interior, además de ser una mezcla entre rústico y moderno, se ha distribuido de tal manera que se ha conseguido un aprovechamiento máximo de los recursos, de los elementos y de los espacios. Como veis, la barra que se encuentra encima del cabecero de la cama, además de ser la sujeción de las lámparas, permite tener un colgador de ropa de lo más original.

Otro de los aspectos más originales que he visto en la casa son sus almohadas. Los dueños nos contaron que dentro de ellas se encuentran unas hierbas aromáticas de la zona que ayudan a conciliar el suelo. Y reconozco que al entrar a las habitaciones te llegaba un olor suave y agradable, natural y relajante, muy lejos de los ambientadores tradicionales.

Y sí, admiten perros.

Aunque era evidente, os confirmo que Casa Albets admite perros. Además, tiene una ducha para ellos al lado de la masía, ya que el reglamento no permite duchar al perro en la bañera de la habitación.

¿Dónde está el Hotel Vegano Casa Albets?

Casa Albets está en Lladurs, Solsona, a 1 h 30 minutos de Barcelona. El hotel posee dos entradas, pero la entrada más cómoda para ir en coche es el “Acceso principal” que podréis encontrar en Google Maps como “Casa Albets Accés Principal”. Es importante tener esto en cuenta, ya que el otro camino os puede dejar atrapados con el coche.

En cuanto al transporte público no es que haya buena conexión, ya que la casa rural se encuentra en medio de la naturaleza. Pero no os preocupéis por eso, porque los dueños se ofrecen a ir a buscarte a Solsona. Para llegar desde Barcelona tendréis que coger el autobús desde la Estación del Norte con Alsa, que os dejará allí mismo, en Solsona. Existe la alternativa de ir andando, pero se tarda unas 2 horas. Existen varias rutas para llegar, pero todas pasan por tramos de carretera que hay que atravesar por el arcén. Así que mejor solicitar que te recojan en el pueblo.

Cómo reservar una habitación

Si queréis reservar o estáis interesados en conocer más, el hotel dispone de página web  y correo electrónico: info@casaalbets.cat. Desde la propia página se puede reservar habitación, sin necesidad de hacer llamadas.

6 Comments

Yoly
Reply 3 octubre, 2017

Hola, me encanta la idea aunque para mi faltan algunos datos 1ue en mi caso son de mucho interes. El primero es ser si la comida la adoptan para celíacos pues recuerdo que también somos muchos veganos o vegetarianos, lo segundo es y supongo que si si limpian con productos ecológicos y si tienen opción de limpiar con productos sin perfume, esencial en personas con asma o con SQM.
Por lo demás me encanta la idea y no nos cae muy lejos.

Paula
Reply 3 octubre, 2017

Muchísimas gracias, Jenny, por compartir cómo fue la experiencia para ti. Así da gusto.

Maria
Reply 3 octubre, 2017

Guauuu!! Que pasada de hotel!! Gracias por toda la información, iré a desconectar seguro, y más si esta en Cataluña💞

Joana
Reply 3 octubre, 2017

Hola!!!Jolin qué pasada de sitio!Pena que me queda lejos...Pero oye!Quien sabe!Gracias por compartir!

Carlos
Reply 4 octubre, 2017

Extraído de la web del hotel: "Si tienes alguna alergia alimentaria, por favor, indícanoslo al momento de hacer tu reserva para que podamos tener preparado algo especial para ti"

Keila
Reply 5 octubre, 2017

hermosa aventura me encantaría conocerlo

Coméntanos si te apetece

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *