9 Consejos para viajar con perros


Viajar con perros en el coche puede ser toda una odisea, pero por experiencia sé que hay varias condiciones que pueden hacer del viaje una pesadilla. Cada perro es un mundo, y los hay que se quedan dormidos todo el trayecto y otros que son capaces de llorar y ladrar durante 12  horas de viaje (se ponen nerviosos, se marean, les molesta la vibración, tienen miedo, etcétera). Creo que no hay una acción que sirva para todos los perros, pero estos consejos quizá os puedan ayudar:

5 Consejos para viajar con perros en el coche.

1 – Cinturón de seguridad para perros.

Empezando por lo más importante: la seguridad del perro. Es fundamental que vayan asegurados dentro del coche. Legalmente los perros pueden ir en la parte del maletero con una valla que les impida acceder a la parte delantera, o bien en los asientos traseros (jamás pueden ir en los asientos delanteros). Se pueden llevar cerrados dentro de los transportines, aunque a mi no me gusta la idea porque creo que empeora la situación. Yo elegí lo que creo que es más cómodo y seguro para ellos: que es sentarse en los asientos traseros con cinturón de seguridad para perros. 

El cinturón de seguridad para perros es básicamente un arnés pensado para reducir el impacto y asegurar al perro al asiento en caso de frenada o accidente. Además, yo he notado que ayuda a que no vayan tan nerviosos, ya que les ayuda a fijarse al asiento y no tienen que esforzarse tanto en mantener el equilibrio. Suelen ser más acolchados y gruesos que los de paseo, y no terminan en una anilla, sino que terminan en una entrada para el cinturón de seguridad para el coche.

Cinturón de seguridad para perros.

Cinturón de seguridad para perros.

También existe una versión más barata que es una correa con un enganche a un arnés normal que en el otro extremo tiene el enganche al cinturón, pero a mi no me gusta demasiado esa idea. Pensad que un arnés de paseo está pensado para eso, para pasear y soportar los tirones que pueda dar un perro. Esos arneses sufren el día a día en el paseo, cuando el perro roza una pared, cuando lo mordisquea, si lo moja… Todo eso deteriora la tela y puede ser un riesgo a la hora de aguantar un accidente. No hay que escatimar en la seguridad de nuestros peludos, así que os recomiendo que compréis un arnés pensados para soportar un accidente de coche. Yo compré los míos en la tienda Kiwoko y estoy muy contenta con ellos. Os dejo el enlace aquí. 

2- Acostumbrarlos antes de un viaje largo.

Es fundamental conocer cómo se comporta tu perro en el coche para poder atajar el problema de una manera u otra. Recordad que los perros pueden tener un mal comportamiento en el coche por muchos motivos: miedo, ansiedad, nervios, mareo,… En mi caso, la pequeña Bony se duerme durante todo el trayecto, pero el grande tiene bastante ansiedad dentro del coche y, en ocasiones, ha llegado a ladrar. Como veréis, pueden desarrollar comportamientos muy peligrosos que pueden comprometer el papel del conductor, por ello os recomiendo que los acostumbreis a pasear en coche todos los días o varias veces a la semana antes del viaje.

Llevarlos a sus lugares favoritos en coche puede hacer que lo asocien a algo positivo. Yo estuve llevando a mis perros a la playa con el coche días antes de montarse, y el día del viaje subieron corriendo al coche a sabiendas de que iban a pasear. Al no ser algo nuevo para ellos, puede que vayan ganando confianza y pierdan parte de las malas costumbres.

3- Un copiloto cargado de provisiones

A mi me ha ayudado mucho llevar a una persona de copiloto que pueda hablar con él, rascarle la cabeza, hacer que se siente, ofrecerle agua fresca a cada rato y darle alguna chuchería como premio cuando se queda más tranquilo (¡Pero ojo con esto, que si tu perro se marea esto puede hacer que empeore y acabe vomitando!). Es extremadamente importante que no les falte agua durante el viaje, porque podría darles un golpe de calor. La ansiedad les genera sed, la sed incomodidad y eso acaba aumentando los nervios y, por tanto, la ansiedad. Es como un círculo vicioso, por eso es ideal tener a alguien que se encargue de vigilarlos y comprobar su estado.

4- Muy cansados antes de montarse en el coche

Esta es sin duda la herramienta que más y mejor me ha funcionado. Darles paseo de varias horas o sacarlos a correr durante bastante rato ha conseguido que mi perro esté tan cansado que no tenga ganas ni de quejarse, así que de tener ansiedad y llorar por querer salir ha pasado a quedarse sentado o incluso hacerse una rosca y dormirse durante bastante trayecto. ¡ES MANO DE SANTO! Creédme.

5- Ventanas abiertas y paradas periódicas.

Por último es importante llevar las ventanas abiertas para que el aire corra por el interior del coche y ellos sientan el aire fresco en la cara, especialmente si viajamos en verano con un coche sin aire acondicionado. El estrés, los nervios y el calor podrían hacer que tu perro sufriese un golpe de calor.

Además, el aire en la cara contribuirá a que no se mareen y se entretengan con los olores. Hay que tener cuidado, es importante que el perro no saque la cabeza fuera del vehículo porque puede ser extremadamente peligroso para ellos.

Además, otro aspecto fundamental es sacarlos del coche a estirar las patas, beber algo más de agua, hacer sus necesidades y descansar la ansiedad. A mi me gusta hacer una parada cada hora de trayecto cuando voy con perros.

 

Los consejos para viajar con perros que a mi no me han funcionado.

Antes de mis primeros viajes con perros visité a mi veterinario para que me asesorara. Así que bajo la recomendación de mi veterinario, en los primeros viajes le di a Punky “Calmivet”, unas pastillas para tranquilizarse en el coche. No sólo no funcionaron con la ansiedad, sino que lo mantenían adormilado pero con un nerviosismo muy presente, lo que hacía que se mareara más en el coche y al final se encontrara peor, ya que no podía expresar el nerviosismo y simplemente tambaleaba de un lado para otro en el coche. No me gustó en absoluto así que nunca más volví a dárselas.

Existen algunas herramientas como el “Pet Corrector” un spray que genera un ruido incómodo y los asusta. La función del spray es corregir las malas acciones como ladrar, morder,.. La idea es accionar el spray cuando tienen un mal comportamiento y, en cuanto dejan de tenerlo, premiar con golosinas esa buena acción. He visto que en el manual de instrucciones del cinturón de seguridad para perros lo recomendaban para cuando el perro tuviese una mala acción en el coche, pero yo no creo que sea una buena idea hacerlo dentro. El coche ya es un lugar donde el perro genera una gran ansiedad y si la aumentamos asustandolo corremos el riesgo de que surja el efecto contrario. Pero quiero que quede claro que esta opinión es sólo desde la experiencia con mis perros, y que os recuerdo que cada perro es un mundo.

Otros 4 consejos importantes:

1- Prevenir los golpes de calor.

Hay que prestar mucha atención a nuestros pequeños cuando los sacamos de casa, especialmente si viajamos con mucho calor. Los coches pueden alcanzar temperaturas exageradamente elevadas hasta convertirse en un horno de lata. Jamás dejes a tu perro dentro del coche solo, podría darle un golpe de calor y ocasionarle daños graves o incluso la muerte.

Lo mismo ocurre cuando hacemos rutas de montaña con mucho calor, ya que el cansancio y el sol podrían hacer que la temperatura de su cuerpo aumentase exageradamente. Adapta las rutas a su actividad física habitual, observa su comportamiento, déjalo descansar cuando te lo pida y ofrécele agua fresca (no helada) a cada rato, mojale la zona de las ingles, las almohadillas, la barriga y el interior de las orejas (sin que el agua entre dentro de la oreja, porque podría acabar en otitis).  Si hay ríos cercanos, déja que se bañe libremente en él para que se refresque. Además de ser divertido será una manera ideal de prevenir un golpe de calor en tu perro.

Prevenir los golpes de calor en perros.

 

2- Hablando de calor…¡Cuidado con sus almohadillas!

Aunque tu perro esté bien hidratado, se sienta feliz, descansado y fresco, piensa que él va continuamente descalzo y que según que terrenos (piedras, carreteras…) pueden alcanzar temperaturas altísimas. Comprueba tú mismo la temperatura del terreno por el que caminaréis  para saber si realmente está caliente o no. Caminar por un terreno ardiendo podría causar quemaduras muy graves en las almohadillas de tu perro. Por eso siempre recomiendo que las rutas se hagan a una hora muy temprana, a partir de las 6 o 7 de la mañana para aprovechar las horas de luz y frescor.

3 – Nos vamos a la nieve.

A mis perros les encanta la nieve ¡Les sorprende muchísimo! Les encanta pisarla, olerla e intentar lamerla. Se lo pasan genial, pero hay que recordar que las temperaturas en una montaña nevada pueden ser increíblemente bajas. Para evitar que nuestros perros pasen frío existen prendas de ropa para mantener la temperatura corporal de nuestros perros, que por poco dinero hará que ellos disfruten mucho más y nosotros no tengamos que preocuparnos por su bienestar. De hecho, puedes adaptar tus propias prendas viejas, no necesitas gastarte dinero para proteger a tu perro del frío durante el viaje. En Internet encontrarás cientos de tutoriales.

Punky en la nieve, Granada 2014

Punky en la nieve, Granada 2014

4- Chip, chapa y pasaporte.

Si tenéis pensado salir del país es importante que los perros tengan también su documentación, concretamente un pasaporte. No todos los países tienen los mismos requisitos, así que lo ideal es que os informéis con tiempo antes del viaje para poder realizar el papeleo que se necesite.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que vamos a llevar a nuestros perros a un lugar que no conocen, así que es importante que en el terrible caso de que se pierdan, tengan el chip actualizado con el teléfono y dirección correctas y además una chapa colgada del collar, para facilitar que se pongan en contacto en caso de que alguien lo encontrase, porque por el bienestar de nuestros pequeños todo es poco.

¡Y hasta aquí todo lo que considero más importante! ¿Vosotros añadiríais algo a la lista? Podéis dejarlo en comentarios para que entre todos nos ayudemos un poco 🙂

Jenny
Una vegana por el mundo

Diseñadora gráfica trabajando en Barcelona y chef frustrada en mi casa. Enamorada de mis perros. Viajar es la segunda cosa que más me gusta de esta vida.

1 Comments

Coméntanos si te apetece

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *