Nuestro viaje por la naturaleza de Cuenca & review del coche eléctrico Renault Zoe

Review Viaje en Coche eléctrico Renault Zoe por Cuenca

¡Madre mía! Cuantísimo tiempo sin pasarme por aquí. Tenía muchísimas ganas de sentarme a contaros otra de mis aventuras por algún rincón del planeta, pero en estos últimos meses ha habido tantos cambios que viajar ha sido imposible. Esta vez vengo a contaros nuestro viaje de fin de semana por Cuenca usando el coche 100% eléctrico Renault Zoe. Antes de empezar quiero aclarar que este post no está patrocinado por Renault, pero ellos muy amablemente nos prestaron el coche. Y como os digo, en ningún momento este post está patrocinado por ellos, pero teniendo en cuenta el carácter de este rincón es obligatorio que os cuente nuestra experiencia viajando con el coche eléctrico.

Todo empezó hace unas tres semanas, cuando Renault me contactó para preguntarme si estaría interesada en probar su coche eléctrico con motivo de la semana de la movilidad que se celebra en Valencia este fin de semana del 16 de Septiembre. Entre lo que me gustan las escapadas de fin de semana y que mi experiencia como conductora se basa en mi Citröen Saxo,  ya podéis imaginar cuán feliz me hizo la propuesta. Total, que el pasado viernes fuimos a por el coche a las oficinas que tienen cerca de Burjassot, en Valencia.


Viajando con un coche 100% eléctrico (review y algunos datos de interés).

Nos llevamos el coche a casa con los 300 km de autonomía cargados, compramos y preparamos algo de comida -un poco de pasta, arroz, verduras frescas, hummus casero- y el sábado salimos de viaje. Yo nunca había estado en Cuenca, y como está solo a 2 horas desde Valencia (no he contado aún por aquí que me acabo de mudar a Valencia, ¿Verdad?) nos pareció una gran opción.

He de deciros que antes de salir decidimos planear un poco la ruta. Los coches eléctricos aún no disponen de tantos puntos de carga como uno convencional, así que consultamos qué lugares de carga nos cogían de camino con la app gratuita ELECTROMAPS (descarga para iPhone // descarga para Android ). A nosotros nos quedaba de camino el punto de carga de Utiel, que se encuentra justo al lado del ayuntamiento. Así que no dirigimos hacia allá.

<Mini consejo: cuando consultéis los puntos de carga en la app fijaos que tenga el tipo de enchufe que necesitáis, que sea de carga rápida, que no haya que reservar y que esté disponible en vuestra franja horaria. En ocasiones el mapa señala puntos de carga lentos que pueden tardar horas horas en cargar. Eso todo lo podéis consultar en la app>

Viajando con un coche eléctrico.
Viajando con un coche eléctrico.

Una de las primeras cosas que me sorprendió del coche eléctrico fue que este coche es increíblemente silencioso. No se escucha ningún ruido. Durante todo el viaje estuvimos bromeando con que al arrancar y frenar se escucha un rumor muy suave (hay que prestar bastante atención par oírlo) como si fuera una nave espacial despegando. Y contra lo que se cree, estos coches responden increíblemente bien en carretera. Por otra parte, me fascinaron dos hechos relacionados con la carga del coche: lo primero que se carga a si mismo cuando vas en bajada (cuando dejas de pisar el acelerador) por lo que en realidad los kilómetros de autonomía se alargan mucho si mantienes una conducción suave (especialmente si activas el modo ECO del coche). Lo otro es que muchos de los puntos de carga para coches eléctricos son gratuitos. Sí, en nuestra parada en Utiel cargamos 150 km de conducción totalmente gratis.

El proceso para cargar el coche es muy sencillo: mediante el mando desbloqueas la puerta de carga, abres y enchufas el cable que corresponda al modelo de coche. Luego, en el panel de la máquina de carga solicitas que empiece a cargar y listo. Este punto, como os digo, es gratuito, así que no necesitaba ni introducir tarjeta. Una vez hecho, solo hay que comprobar en el panel del coche que la carga esté funcionando: lo indicará mediante el porcentaje de carga y el tiempo restante. Esto del tiempo es importante fijarse, porque si no figura significa que no está cargando aunque detecte el cable. Y ya está. Puedes cerrar el coche y dejarlo cargando.

Punto de carga de coches eléctricos: Utiel. Viajando con Renault Zoe.
Punto de carga de coches eléctricos: Utiel. Viajando con Renault Zoe.

Lo único que puedo decir que queda por perfeccionar es que los tiempos de carga sean más rápidos (o que funcione mediante cambios de baterías o cualquier otra técnica que te permita repostar en minutos), porque tardamos más o menos 1 hora en cargar la mitad de la batería del coche. Igualmente, para nosotros no fue un problema porque decidimos aprovechar para parar a comer (los perros aprovecharon para olfatear, curiosear y echarse una siesta en el coche), pero sí es cierto que es algo que hay que tener en cuenta a la hora de viajar y hacerse unos cuántos kilómetros.

Parada en Utiel para cargar el coche eléctrico.
Parada en Utiel para cargar el coche eléctrico.

 

Con siesta incluida.
Con siesta incluida.

Con el coche ya al 100% de batería continuamos nuestro trayecto hasta Cuenca. Nosotros nos dirigimos hacia Pajarón, un pueblo muy pequeño rodeado de campos de girasoles y bosques infinitos. Llegamos sobre las 6 o 7 de la tarde y ya empezaba a refrescar. No sabéis qué gustazo es eso de poder ponerte una chaqueta después de un verano tan cálido como este. Antes de dar un paseo para aprovechar el atardecer dejamos el coche cargando otra vez, pero esta vez en casa. Sí, se puede cargar el coche eléctrico en casa por más o menos 1€ cada 100 km. Lo metimos en el garaje y lo enchufamos con el cable especial en un enchufe cualquiera. La carga en casa es lógicamente mucho más lenta, pero lo puedes dejar toda la noche cargando (cargar unos 150 km son más o menos 10 horas). Lo dejamos ahí y nos fuimos a pasear.


Descubriendo rincones naturales -con perros- en Cuenca.

Esa tarde la dedicamos a pasear por los al rededores de Pajarón. Como os decía, es un pueblo muy chiquitito que está ubicado a unos 30 km de Cuenca. Para que os hagáis una idea, tiene tan solo 84 habitantes. Esta vez no cogimos un Airbnb porque disponíamos de una casa donde quedarnos, pero si no hubiésemos alquilado una casa para poder ir tranquilamente con los perros. Os recuerdo que podéis acceder a 25€ de descuento si os registráis en la web a través de mi link clicando aquí. 

El caso es que en los al rededores hay algunos senderos muy tranquilos y bonitos para pasear. Son breves, en 15 minutos los has hecho, pero son increíbles. Tranquilos, silenciosos y con una luz increíble que al atardecer atraviesa los árboles y crea una estampa única. Esos caminos rodean el pueblo entero. Os dejo el mapa del punto exacto de las fotos:

 

Pequeños bosques en Pajarón, Cuenca.
Pequeños bosques en Pajarón, Cuenca.
En Pajarón, Cuenca.
En Pajarón, Cuenca.

Después de ese paseo fuimos a casa a cenar y descansar. Al día siguiente queríamos visitar algunos sitios naturales de los al rededores y como yo aún me estoy recuperando del accidente, tampoco podía caminar demasiado, así que teníamos que tomarlo con mucha calma.

Campos de girasoles, lagos y cascadas en Cuenca.

A la mañana siguiente mi compañero y yo nos despertamos y preparamos unas tostadas de aceite de oliva con tomates de los huertos del pueblo. Después volvimos a coger el coche eléctrico, que había estado cargando toda la noche en casa y ya estaba al 100%. Como él se conoce perfectamente la zona, me llevó a las zonas más bonitas: campos de girasoles, bosques, lagos, cascadas… Pero vamos por partes.

Lo primero que hicimos fue visitar los campos de al rededor del pueblo. Son extensiones infinitas repletas de colores naturalmente saturados. Nos metimos con el coche por el camino de tierra (el ZOE respondió perfectamente) hasta llegar a una explanada infinita de girasoles. Ahí bajamos la velocidad del coche a 4km/h y dejamos que Punky disfrutase de una de sus cosas favoritas del mundo: sacar la cabeza por la ventana. No se lo suelo dejar hacer porque resulta peligroso: le puede entrar algo por la nariz, en los ojos o puede venir otro coche. Pero aquí no había nada. Así que le concedimos esos minutos de disfrute (sin quitarle el cinturón de seguridad).

Probando el coche eléctrico por caminos de tierra.
Probando el coche eléctrico por caminos de tierra.
Probando el coche eléctrico por caminos de tierra.
Probando el coche eléctrico por caminos de tierra.

Los perros estaban nerviosos y emocionados, así que nos bajamos todos para que Punky y Bony pudiesen corretear mientras yo aprovechaba para hacer unas cuantas fotos. Era un lugar perfecto para dejar que los perros exploren tranquilamente porque no hay peligros (no pasan coches, no hay gente, no hay nada más que tierra y vegetación).

Campos de girasoles de Cuenca
Campos de girasoles de Cuenca
Review Viaje en Coche eléctrico Renault Zoe por Cuenca
Review Viaje en Coche eléctrico Renault Zoe por Cuenca


De los campos de girasoles a las lagunas de agua turquesa

Salimos de los campos de girasoles y nos adentramos más en la naturaleza de Cuenca. Cogimos el coche y dejamos que sonase el último álbum de Carmen Boza. Atravesamos la carretera carretera CUV-9142 hasta las Lagunas de Cañada del Hoyo, que desde pajarón hay unos 30 minutos. Entre árboles y campos infinitos, otra vez. ¿Conocéis esa sensación increíble de felicidad absoluta cuando estáis en el coche, con vuestra música favorita y rodeados de naturaleza? Así estaba yo, exprimiendo esos segundos como si fueran los últimos.

 Una vez allí aparcar fue fácil. Aunque había bastante gente, el terreno tiene espacio reservado para los coches. Estaba soleado y en el cielo apenas había nubes. Volvimos a bajar a los perros y nos hicimos una pequeña ruta por las 3 lagunas más cercanas. No pudimos bajar a verlas debido a que mi rodilla aún no está preparada para escaleras, pero los caminos que llevan a los miradores son muy sencillos de hacer, así que eso hicimos. Había familias con niños y perros. así que os puedo asegurar que es un terreno muy fácil de hacer. La zona se compone de un total de 7 lagunas, pero no pude hacerlas. A la próxima, cuando esté recuperada y volvamos, os prometo que os enseñaré las 4 restantes.

Lo que más me impresionó es que dos de las lagunas que vimos tenían un color turquesa profundo. Podéis comprobarlo en la foto de aquí abajo: el color del agua no es ningún filtro ni es photoshop. El agua es de un color turquesa profundo, vibrante, maravilloso. Qué lugar más increíble.

Lagunas de Cañada del Hoyo, Cuenca
Lagunas de Cañada del Hoyo.

Las cascadas escondidas

Cuando salimos de las lagunas nos dirigimos al tercer lugar que mi compañero quería enseñarme. Esas impresionantes cascadas de agua helada y cristalina que os enseño en las fotos de abajo no se encuentran por casualidad. Están un poquito escondidas, pero merece la pena.  Se puede llegar hasta ellas sin dificultad y con el coche (aunque si llueve hay que tener cuidado con el camino de tierra si el coche no es muy apto, se puede quedar atrapado en los surcos). Nosotros no tuvimos ningún problema con el coche eléctrico.

Para llegar hasta las cascadas cogimos nuevamente la carretera CUV-9142 entre Valdemoro-Sierra y Valdemorillo de la Sierra. Una carretera bien asfaltada que se extiende hasta el horizonte entre bosque y campos verdes. En esa carretera se encuentra un desvío a la derecha poco señalizado (Punto exacto: 40.087801, -1.783698, abajo en el mapa). Ese camino de tierra tiene un cartel que indica “LA BALSA”. Si lo sigues, en apenas unos metros con el coche encontrarás que a la izquierda, tras pasar un puente, hay lugar para aparcar y un pequeño merendero con una fuente. Podéis ubicarlo en el mapa buscando “molino de la toba”.

Nosotros dejamos allí el ZOE y fuimos andando hasta las cascadas de agua helada. El caminito hasta las cascadas es muy plano y apenas cuesta esfuerzo. Son menos de 5 minutos llegar. Tened en cuenta que yo aún sigo sin poder flexionar demasiado la pierna y caminar aún cuesta un poquito, así que si pude hacer yo ese camino lo puede hacer cualquiera.Tuvimos suerte de que no había prácticamente nadie y pudimos sentarnos en ese maravilloso rincón tranquilamente. El sol pegaba bastante aunque hacía algo de fresco. Cuando los perros se tranquilizaron, los soltamos un poco y dejamos que corretearan por el agua. Eso sí: hay que tener cuidado y controlarlos mucho, se puede subir fácilmente a algunas partes altas de la cascada y es fácil que se peguen un resbalón por el agua.

Cascadas de Cuenca
Cascadas de Cuenca
El acceso hasta las cascadas
El acceso hasta las cascadas
Punky y Bony corriendo por las cascadas.
Punky y Bony corriendo por las cascadas.
Las cascadas son un sitio tranquilo y perfecto para perros
Las cascadas son un sitio tranquilo y perfecto para perros
Hay algunos lugares altos, así que hay que tener cuidado con ellos
Hay algunos lugares altos, así que hay que tener cuidado con ellos
Un lugar tranquilo para viajar con perros
Un lugar tranquilo para viajar con perros
Se puede acceder facilmente hasta las piedras de la cascada para sentarse
Se puede acceder fácilmente hasta las piedras de la cascada para sentarse

Después de mojarnos y llenarnos de tierra con los perros, deshicimos camino para recoger y dar por terminado nuestro viaje. El ZOE estaba repleto de barro y había sido la raíz de una experiencia increíble, al menos para mí y mis perros. No hay nada como salir de la ciudad un fin de semana y refugiarte en la paz de la naturaleza.

 

Conclusión sobre el coche eléctrico

Tenéis que tener en cuenta que yo no tengo más conocimientos sobre coches que un usuario estándar, así que os doy mi opinión torpe. Ahí va:

Ahora mismo tener un coche 100% eléctrico requiere planeamiento extra de la ruta por el tiempo de carga que supone y porque no existen tantos puntos de carga como gasolineras. Es la única pega que le puedo poner a este coche, el tema de las baterías. No sé cuánto tiempo de vida tienen ni qué coste suponen, pero os puedo asegurar que la conducción de este coche es suave, que es potente, rápido, que responde bien y que la satisfacción que te da conducir un coche que en ese momento no está emitiendo gases es impagable.

Al no vibrar y ser tremendamente silencioso, los perros también tuvieron un viaje mucho más tranquilo. Durante el viaje pasamos por bosques, terrenos de tierra seca, mojada, encharcada y por calles de pueblo mal asfaltadas. En ningún momento el coche nos dio un solo problema, os lo prometo. Veréis que hago especial hincapié en la potencia y capacidad del coche porque sé que hay mucho mito con esto de los coches eléctricos, y es común el pensamiento de que no dan la talla. Pero os puedo asegurar que no es así, al menos no con este.