Las bragas que absorben la regla: una alternativa vegana y más ecológica a las compresas.


Hoy os traigo una entrada que llevo meses queriendo hacer. Ya habíamos hablado anteriormente de la Copa Menstrual cuando os hice el review sobre ella. Desde que la empecé a usar, no he vuelto a tocar un tampón ni compresa, pero sé que muchas seguís utilizando compresa como apoyo a la copa menstrual. El caso es que el uso reiterado de compresas y tampones tiene un impacto negativo sobre el medioambiente (como el uso reiterado de cualquier producto plástico, vaya). Por suerte para todos, cada vez salen nuevas alternativas que nos facilitan los días de regla.

Por qué una compresa no es ecológica / vegana.

En primer lugar tenemos que conocer la marca. Pese a que teóricamente se prohibió el testado en animales en la Unión Europea, existen una serie de margenes legales que permitiría que marcas de compresas, tampones y otros productos de higinene experimenten en animales y vendan en el mercado Español. Además, hay que tener en cuenta que muchas de ellas podrían realizar otras prácticas nada éticas o pertenecer a empresas que contribuyen con la explotación de seres humanos en países tercermundistas.

En segundo lugar hay que observar las materias primas. Los materiales que se usan para hacer una compresa pueden ser muy variados: plásticos, espumas, algodón, viscosa, pegamentos (que podrían ser de origen animal) y otros materiales sintéticos. Materiales que suponen un problema para el medio ambiente, porque además de generar altos niveles de contaminación durante su creación, tardan miles de años en descomponerse cuando los desechamos como basura.

Factor ecológico, factor económico.

Vamos a hacer una estimación para poder entender mejor el problema.

A una mujer promedio la regla le dura 4 días. Para cubrir esa menstruación, teniendo en cuenta una abundancia media, necesitaríamos unos 18 tampones cada mes. Si contamos que son 13 menstruaciones al año (con una regla regular de 28 días) usaríamos más de 230 tampones/año por mujer. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) en 2015 había unas 10,8 millones de mujeres en edad fértil en España. Si contamos que esas mujeres tienen una menstruación regular (que no es así, que hay a quien le dura 7 días y a quien no le viene en dos meses) necesitaríamos 2.484.000.000 tampones al año para cubrir la menstruación de las mujeres fértiles de -solamente- España, eso sin contar los casos en que se utilizan dos métodos complementarios (ej.: tampón + compresa) ni el packaging en el que viene cada tampón: envase exterior + bolsita interior + aplicador (opcional). Imagina lo que es para el planeta… ¡Los números son una absoluta barbaridad!

Ahora que tenemos estos números, vayamos a lo económico. En sólo un año, una mujer promedio se habrá gastado al rededor de 50€ en tampones, sin contar el dinero de un producto complementario. Una copa menstrual te puede durar entre 3 y 10 años (dependiendo de la marca) y sus precios se encuentran entre 10 y 30€. Pongamos un ejemplo: si compramos una copa menstrual por 20€ y la usamos por 6 años, habremos cubierto nuestra menstruación por 3,33€ / año. ¿Menudo cambio, eh?

Si, usamos método complementario pero cambiamos las compresas por las bragas menstruales, tendríamos por 30€ cubiertos unos 2 años de compresas. Es decir, nos saldría a 15€ al año.

Si compramos una copa menstrual por 20€ y la usamos por 6 años, habremos cubierto nuestra menstruación por 3,33€ / año.

 

Bragas menstruales como alternativa a las compresas.

Es aquí donde entran las COCORO.

Las COCORO son unas bragas menstruales reutilizables pensadas para absorber la menstruación (además del flujo vaginal o pérdidas leves de orina), hechas a base de Algodón, Lycra y Poliéster. Están diseñadas y producidas en Barcelona, por lo que además de ser una compra local, están libres de mano de obra esclava.

Alternativas veganas a las compresas y a los tampones: Bragas Menstruales Cocoro.

Alternativas veganas a las compresas y a los tampones: Bragas Menstruales Cocoro.

Alternativas veganas a las compresas y a los tampones: Bragas Menstruales Cocoro.

Las bragas menstruales COCORO son absorbentes, hidrófugas y antibacterianas.

Y sé que lo estaréis pensando, pero no, no huelen, son hidrófugas, transpirables y antibacterianas. Pese a que estas bragas menstruales no están hechas de materiales orgánicos, podemos considerarlas infinitamente más ecológicas que una compresa o un tampón, porque pueden durar hasta dos años. 

Yo las descubrí hace unos meses durante su Crowdfounding y gracias a este vídeo que lanzaron. En él presentaban un producto aparentemente sencillo que prometía absorber la menstruación durante todo tipo de actividades: deporte, conducción o incluso durmiendo. La empresa, Flemmefleur, anunciaba en el vídeo que su intención era hacer la vida de la mujer más fácil durante su menstruación, además de reducir la cantidad de residuos que generamos. La verdad es que sonaba bien, así que estaba deseando probarlas. Y como dice Samanta Villar: No es lo mismo contarlo que vivirlo, así que decidí probar las Bragas menstruales COCORO para poder explicaros cómo de cierto es todo lo que prometían.

 

 

Probando las Bragas Menstruales COCORO.

Elegí diseño y talla en su página web. Disponen de tres diseños totalmente distintos: una braguitas altas, otras medianas con un precioso bordado en la parte superior y las clásicas, el modelo que yo pedí, simples pero con un precioso fruncido en la parte trasera. ¡Por cierto! Es importante medir bien la cadera antes de pedir las COCORO. A modo orientativo os diré que mi talla es la 0 y tengo una 36 de pantalón, pero lo ideal es siempre seguir la tabla de tallas que nos dejan en su tienda online.

A los dos días recibí mis COCORO en casa en una bolsita de papel de diseño minimalista. En la parte delantera sólo incluía el logo. En la parte trasera venían algunas instrucciones importantes: lavar antes de usar pero nunca a un temperatura mayor de 30 grados.

Antes de empezar con mi opinión, tengo que deciros que hay que tener en cuenta que la experiencia de cada mujer con las bragas menstruales COCORO puede estar sujeta a la cantidad de menstruación y el cómo las use. Por eso, yo he querido poner a prueba las bragas menstruales durante tres días y métodos diferentes durante mi menstruación.

El primer día: Sólo con las COCORO.

Aunque mi intención principal es usarla como complemento a la Copa menstrual, el primer día las quise poner directamente a prueba de fuego.En el vídeo de presentación decía que se podían usar mientras se hacía deporte, así que eso hice. Las quise llevar al límite. Esa misma mañana me había bajado la regla y, en mi caso particular, las primeras 24 horas son de regla relativamente abundante (como referencia: entre 2 y 3 vaciados de la copa menstrual) así que era el momento de ponerlas a prueba.

Alternativas veganas a las compresas y a los tampones: Bragas Menstruales Cocoro.

Las bragas menstruales COCORO son una alternativa vegana y ecológica a las comprensas.

Alternativas veganas a las compresas y a los tampones: Bragas Menstruales Cocoro.

Disponen de diferentes diseños.

Me quité la copa menstrual, me puse mis COCORO recién lavadas. La primera sensación fue de comodidad. La textura de las COCORO clásicas me recordaron a las del bañador, pero son mucho más finitas y suaves. Al ponérmelas se ajustaron perfectamente, y lejos de parecer una braga para menstruación (qué queréis que os diga, mi ropa interior durante la menstruación no es que sea muy exquisita), se veía como una lencería bonita, simple y cómoda. Sin roces. Elásticas. Y lo que más me gustó: no son gruesas y no, tampoco da la sensación de llevar un pañal (como pasa a veces con algunas compresas). De hecho, nadie pensaría que son unas bragas específicas para la regla. Por su diseño, las podría comprar perfectamente sin ningún otro propósito que el de llevar ropa interior bonita.

La naturaleza me ha regalado menstruaciones indoloras desde hace unos cuantos años (gracias, señor), así que me fui a caminar/correr/saltar con mis perros durante dos horas de menstruación abundante. Además, me puse unas mallas grises para poder ver con facilidad las posibles manchas que quedasen. Lo que vendría siendo una auténtica barbaridad, pero todo sea por la prueba.

Durante la primera hora y media noté que la regla bajaba de manera abundante pero en ningún momento notaba humedad, incomodidad, ni que se hinchasen. Cuando llegamos a las dos horas / dos horas y media empecé a notar que cuando bajaba sangre las braguitas se notaban húmedas, pero en menos de 1 minuto ya se volvían a notar secas. Aún así, se seguían notando cómodas.

Pero yo quería llevarlas a su límite máximo. A todo esto volvamos a recordar que yo no llevaba tampón, compresa, copa menstrual ni ningún otro protector que no fueran las COCORO. Aguanté con ellas puestas hasta 3 horas, que fue cuando empecé a notar que ya no absorbían más y que probablemente estuviese empezando a manchar.

Al llegar a casa hice la comprobación y me sorprendí  bastante. Después de 3 horas de menstruación abundante y sin protección, sólo tenía una pequeña mancha que ni se notaba en el reverso del pantalón y que probablemente se produciría porque a las braguitas menstruales ya tardaban un poco más en absorber. Al quitarme las cocoro quise comprobar si aquello de “hidrófugas” era cierto, así que pasé la mano por la zona que supuestamente estaría manchada. Para mi sorpresa, pese a que se notaba ligeramente húmeda no manché mis dedos. Ni un papel. Nada. Reconozco que es mucho más de lo que esperaba.

 

Segundo día: COCORO como complemento a la copa

La copa menstrual seguirá siendo para mi uno de los inventos más maravillosos de la humanidad (en la lista de maravillas inventadas por humanos está la rueda y justo después la copa menstrual).  La probé por primera vez hace 3 o 4 años y no he vuelto a usar compresa ni tampón nunca más. Junto con las COCORO, la copa menstrual es lo más cómodo que he probado, y precisamente por eso a veces me olvido de vaciarla cada pocas horas, así que a veces mancho. La misma genética que me hizo mujer me hizo despistada.

Por eso, el segundo día, decidí hacer  otra prueba: usarlas como refuerzo a la copa menstrual. Así que eso hice. De buena mañana me puse la copa y las COCORO recién lavadas.

A lo largo del día hice bicicleta, caminé con mis perros, fui corriendo porque perdía un tren, trabajé, me estresé, me relajé y me reí. Sólo hice un vaciado de la copa menstrual, y cuando llegó la noche ni me enteré de si había manchado o no. Las COCORO estaban secas y, si hubiese manchado, lo habían absorbido sin problema alguno. Así que tal y como pensaba, son perfectas como complemento a la copa.

Tercer día y cuarto: volvemos solo con las COCORO.

Reconozco que cuando ya estoy a final del tercer o principios del cuarto día de menstruación me da mucha pereza tener que colocarme la copa sólo para evitar manchar mi ropa interior, así que para esto volví a colocarme las COCORO recién lavadas. Y qué queréis que os diga, fue rápido, cómodo y no manché mi ropa.

Así que…Conclusión

Si me preguntáis si la recomiendo, os tengo que decir que sin duda….Sí. Las COCORO se llevan mi admiración. Me sigue sorprendiendo que un tejido tan fino y económico sea capaz de absorber tanta cantidad de sangre, sin molestar ni hincharse.

A partir de ahora, las bragas menstruales van a ser, sin lugar a dudas, mi complemento a la copa menstrual, para evitar manchar cuando me olvide o no tenga la posibilidad de vaciarla. Muchas veces, en autobuses de largo recorrido, aviones o cuando llevo un ritmo frenético en la oficina no tengo la posibilidad de vaciar la copa tan a menudo como debiera, así que para evitar cualquier mancha, ahí estarán las COCORO. Además, nunca está de más llevar algún tipo de protección extra los días de regla que toca ponerse alguna prenda delicada.

Información sobre las COCORO.

Se pueden comprar a través de su página web www.cocoro-intim.com

Tienen redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.

 

 

3 Comments

Verónica
Reply 4 diciembre, 2017

Muchas gracias por esta entrada. Yo participé en el Verkami y ahora voy a comprar otras tres más porque es lo más cómodo que he probado (tengo compresas lavables pero sí dan esa sensación de pañal). Hay otra marca de este tipo de braguita menstrual llamada THINX, pero quiero apostar de nuevo por un producto nacional.

    Cocoro Intim
    Reply 6 diciembre, 2017

    Gracias por apostar por las Cocoro desde el principio, Verónica! Y por compartir tu experiencia :)

Mireia
Reply 5 diciembre, 2017

Muchas gracias por tu review! La verdad es que no me convencía nada el producto, desde luego la tecnología no deja de sorprender. Mi idea también es usarla como complemento a la copa, porque el primer día y la primera noche la tengo muy abundante y necesito por lo menos un salvaslip finito. Pero a parte del tema ecología, no me parece suficientemente transpirable y no me gusta llevarlo. Además, si absorben tan bien (he flipado con lo de que el primer día te aguantaran casi tres horas) se pueden utilizar perfectamente los últimos días que sólo manchamos pero no hay superflujo.

Ahora, la pregunta del millón es: ¿se meten por el culo? jaja. No soy capaz de encontrar ni una braga que no se meta por el culo!

Coméntanos si te apetece

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *